Cerebro fitness

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Aprendemos desde pequeños a lavarnos los dientes tres veces al día; sin embargo, muchos no sabemos cómo cuidar nuestro órgano más preciado y en el que reside todo el potencial para alcanzar nuestras metas y ser felices, el cerebro. «En una sociedad que se mueve a un ritmo frenético y en la que la esperanza de vida aumenta vertiginosamente, la mejor póliza de seguros para combatir el estrés, la ansiedad y las enfermedades como el Alzheimer es tener una buena salud cerebral», señala Álvaro Bilbao, neuropsicólogo formado en la Universidad de Deusto de Bilbao, España, y autor del libro Cuida tu cerebro y mejora tu vida.

Publicidad

“El cerebro necesita alimentación, hidratación, oxigenación y sueño, pero también estímulos que le permitan mantener un desarrollo intelectual constante a lo largo de toda la vida y un flujo de emociones que permitan mantener un ánimo positivo y equilibrado”, explica el neuropsicólogo.

El doctor Bilbao revela cuáles son las áreas clave del cuidado cerebral. En primer lugar, aprender siempre cosas nuevas, lo que previene el deterioro de la memoria y ayuda a mantener una actitud despierta, curiosa y positiva. También, “cualquier ejercicio aeróbico es saludable para el cerebro, pero bailar favorece además el desarrollo de la memoria y la reserva cognitiva”, apunta el experto.

Restringir las calorías parece ser una de las claves más prometedoras. Uno de los alimentos que podría tener un factor protector frente al Alzheimer es el curry. También disfrutar en familia de la dieta mediterránea es muy beneficioso. Junto a ello, “los beneficios de una siesta de 15 minutos se pueden notar en la presión arterial, el funcionamiento cardiovascular, la memoria y también aumentan las probabilidades de tener un buen día”, expone Bilbao.

El manejo emocional y cultivar emociones positivas son acciones fundamentales para mantener una óptima actividad cerebral. “Cada vez conocemos más sobre el poderoso efecto de la bondad, el agradecimiento y la calidez sobre el cerebro –recalca el especialista-. También sabemos que sencillas técnicas y ejercicios pueden sembrar y germinar actitudes y sentimientos positivos en nuestro órgano cerebral”.

VIDA FAMILIAR

Tanto si tiene una gran familia o una pequeña, esté casado o soltero, vivan muy unidos o dispersos por el mundo, la familia es una fuente de salud cerebral insustituible. “Convivir, compartir, solucionar los conflictos y, sobre todo sentirse acompañado, disminuirá el riesgo de sufrir demencia o depresión” expresa Bilbao.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×