Con Covid-19 y sin gasolina, la gente se reencuentra con la bicicleta

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El óxido y la herrumbre, las tripas pinchadas y los tacos gastados, pero sobre todo el olvido y la falta de ganas están siendo desalojadas del cajón de las excusas ante las virtudes de la bicicleta como “vacuna” efectiva contra el Coronavirus y la escasez de gasolina.

Publicidad

“Mucha gente está desempolvando las bicicletas”, dice Jesús Rueda, conocido entre ciclistas como Chucho, propietario del taller de reparaciones Charles Sport, ubicado en La Florida, a una cuadra del Bosque Urbano. “El Coronavirus y la escasez de gasolina han renovado el cariño por las bicis”.

Desenredadas de las rejas de los balcones y desencadenadas de los garajes, las bicis están siendo puestas a circular por las calles y avenidas de Caracas, donde al igual que en cualquier ciudad los taxis, las camionetas, los buses y el Metro siempre albergan dudas sobre el acatamiento de las normas disciplinarias y de higiene exigidas para aminorar el riesgo de contagio del Covid19.

«Siempre que sea posible, considere andar en bicicleta o caminar: esto proporciona distancia física mientras ayuda a cumplir con el requisito mínimo para la actividad física diaria, que puede ser más difícil debido al aumento del teletrabajo y el acceso limitado al deporte y a otras actividades recreativas», apunta un informe de la Organización Mundial de la Salud, OMS.

Sin embargo, Rueda destaca que el Covid19 y la falta de combustible llegaron para acelerar el uso de las bicicletas, la cual venía con su propio empuje en la ciudad, propinado por miles de ciclistas individuales o agrupados bajo las más diversas y caraqueñas denominaciones. Tantos son, que las autoridades municipales han ido “robándole” calzadas a los carros para su circulación, llamadas bici rutas o ciclovías.

Pero lo hoy innovador es que en la ciudad se palpa una mayor circulación de nuevos ciclistas, quienes conservando la demostrada efectividad de la distancia social y uso del barbijo han tomado las avenidas, calles y ciclovías, para realizar trabajo remunerado, reducir el uso del transporte público, Metro incluido, y sustituir a los cerrados gimnasios.

“Ahora hay más bicicletas en la calle como medio de transporte”, afirma Miguel Linares, propietario de Distribuidora Maddel, que usa la bicicleta para la colocación y venta de Café Vista Caracas. “Muchos sacaron sus bicis para ir al trabajo o ir de compras. El sistema Delivery ha sido un éxito”.

“Ha crecido muchísimo el uso de la bicicleta”, expresa Yolimar Moreno, quien tiene entre sus rodadas haber salido de Caracas, cruzar los Andes y llegar a Colombia. “Ahora más cuando se emplea para repartir productos”.

El renovado uso de la bici descansa en su virtud para hacer cumplir al pie de la letra la antigua y siempre vigente frase: “Cuerpo sano, mente sana”, al evidenciar su cualidad para frustrarle rutas de contagio al virus, al tiempo que eleva la capacidad de ventilación pulmonar.

“Fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte al centro de trabajo puede aportar un espacio de autocuidado. Es una movilidad activa, inclusiva (no segregadora) y social, virtudes todas que a buen seguro van a ser muy necesarias en el presente y el futuro inmediatos, habida cuenta del aislamiento/confinamiento en la que nos encontramos”, señala el informe “La bicicleta como arma contra el Covid19”, elaborado por Energías renovables. El periodismo de las energías limpias.

De allí que los bicicleteros de la ciudad, identificados con remoquetes tan caraqueñísimos como BiciFamilia, BiciMamis, Masa Crítica, BiciAventura, CVX, BiciActivos, propugnen normas de estilo para el buen y seguro uso de la bicicleta, enarbolando sus innegables ventajas para la salud pública y económica del país.

Incluso ya existe el servicio de asistencia gratuita Emergencias Ciclistas Ccs, 08006888425, que auxilia los domingos en la mañana a quienes sufran algún percance en la Cota Mil.

Para incrementar el uso y beneficios de la bici, una condición necesaria es la asignación de un precio apropiado a la gasolina, que además de propiciar el uso racional de los vehículos automotores, proporcione ingresos al fisco y con ellos se reduzca la posibilidad de que emita dinero inorgánico, causante de la inflación.

Añádase que Chucho propone a las autoridades económicas y deportivas del Gobierno brindar facilidades para la fabricación nacional y la importación de bicicletas, acciones que abaratarán y masificarán el empleo de las bicis, lo cual redundará en una menor presión sobre los centros de salud, ahorro significativo de combustible y por ende en una reducción de gases contaminantes, grandes aliados del Coronavirus.

Publicidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×