Paraguay espera concluir la anunciada reforma estructural del Estado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, aseguró este jueves que la reforma estructural del Estado «va a ser este año», una vez que concluyan las conversaciones entre los tres poderes y la sociedad civil, para las que se han dado «un plazo máximo de tres meses».

Publicidad

Los debates para abordar la reforma comenzaron este martes en el Banco Central del Paraguay, después de que el Ejecutivo anunciara la convocatoria a una mesa de diálogo para consensuar esa reforma.

Velázquez informó en una rueda de prensa que ya se ha comunicado con los presidentes de la Cámara de Senadores y de Diputados (Blas Llano y Pedro Alliana, respectivamente) para «apurar la integración de la Comisión Bicameral del Congreso», que se encargará de analizar los proyectos y propuestas del Equipo Económico Nacional (EEN).

El vicepresidente señaló que cuentan con tres proyectos sobre la mesa con los que se quiere «mejorar la calidad del gasto público».

Por su parte, el ministro de Hacienda y jefe del EEN, Benigno López, también presente en la conferencia de prensa, fue más preciso a la hora de describir hacia dónde se encamina la reforma del Estado paraguayo, con cuestiones sobre el funcionamiento, la gobernanza, la institucionalidad o el financiamiento de sectores como la salud o la educación.

López también planteó la posibilidad de reducir el número de Ministerios y Secretarías, que conllevaría una disminución de organigramas, ministros y viceministros, con sus correspondientes gastos.

«Hay muchos temas que hay que tocar en la reforma del Estado si es que queremos hablar de una reforma real y de contenido para el futuro», expresó el ministro de Hacienda.

IMPULSADA POR LA PANDEMIA
El Ejecutivo paraguayo convocó al diálogo para reformar el Estado tras verse en la necesidad de reorientar recursos de su presupuesto a la sanidad pública, para que esta pudiera hacer frente al impacto del coronavirus.

Asimismo, el presidente del país, Mario Abdo Benítez, decretó que ningún funcionario podría cobrar más que él, con un salario de 37 millones de guaraníes (algo más de 5.000 dólares) durante un periodo de tres meses.

Además de establecer recortes de entre el 10 % y el 20 % para aquellos que ganen más de cinco salarios mínimos.

Preguntado sobre la posibilidad de haber iniciado la reforma a raíz de la pandemia y el malestar ciudadano creado por el coste social de la cuarentena, que restringe la circulación de personas, Velázquez contestó que «esta es la realidad y esta es la decisión».

«No podemos retroceder a que no ocurra para saber qué hubiéramos hecho», manifestó el vicepresidente.

También recordó que varios Gobiernos ya intentaron reformar el Estado pero «nunca se pudo lograr por otros motivos», aunque cree que esta vez se puede conseguir.

Una idea compartida por el ministro de Hacienda, que señaló que este Gobierno ya inició reformas en Educación y Sanidad al comienzo de su mandato, y consideró que en este momento se cuenta con «apoyos para llevar adelante» una reestructuración de mayor calado.

EFE

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×