El hijo de Bolsonaro crea crisis diplomática con China por coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El embajador de China en Brasil, Yang Wanming, calificó de «insulto maléfico» el comentario en las redes del diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario de ese país, quien afirmó que la «dictadura china» era la culpable de la pandemia del coronavirus.

Publicidad

En una serie de tuits, el diplomático chino rechazó lo expresado por el diputado federal por el estado de Sao Paulo, manifestó que elevará su queja ante varias instancias y exigió una disculpa.

El hijo del mandatario Jair Bolsonaro, quien también ha sido cuestionado por su abordaje de esta enfermedad –que ya ha causado la muerte de cuatro personas en ese país, 428 individuos contagiados y más de 11 casos bajo sospecha–, respondió con sus señalamientos sobre China el trino del periodista brasileño Rodrigo da Silva, quien afirmó que la «culpa de la pandemia del coronavirus en el mundo tiene nombre y apellido: el Partido Comunista de China».

¿Cómo comenzó todo?

Bolsonaro escribió en su cuenta de Twitter que «quienes vieron Chernóbil van a entender lo que ocurre» y pidió sustituir una planta nuclear por el coronavirus «y la dictadura soviética por la china».

En su opinión, en más de una oportunidad una dictadura prefirió esconder «algo grave» que «exponerlo y desgastarse, a pesar de que hubiera salvado innumerables vidas». «La culpa es de China y la libertad sería la solución», agregó.

Ante estas afirmaciones sin pruebas, Wanming hizo una serie de trinos de protesta donde dice que el parlamentario derechista tiene una «actitud flagrante antichina» y que esta «no se corresponde con su estatuto de diputado federal ni con su cualidad de figura pública especial».

«Pida disculpas al pueblo chino»

El diplomático, que tildó las palabras de Bolsonaro de «insulto maléfico», también escribió que «repudia vehementemente» lo expresado por el diputado, le exigió que retire lo dicho y que pida una disculpa al pueblo chino.

«Voy a protestar y a manifestar nuestra indignación ante Itamaray (sede de la Cancillería) y ante la Cámara de Diputados», agregó.

El primer brote de coronavirus se detectó en la ciudad china de Wuhan, que cerró sus fronteras el pasado 23 de enero, para llevar a cabo una cuarentena. Hasta el momento no existe ningún caso nuevo endógeno y los 34 reportados han llegado del exterior. En el país asiático esta pandemia ha dejado 3.245 fallecidos y más de 80.000 contagiados, de los que se han recuperado 70.000.

China ha ofrecido ayuda técnica y material médico a países como España, Italia, Irán, Argentina y Venezuela, entre otros.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×