Sanciones afectan ingresos y operaciones de Pdvsa

Foto: Referencial
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las sanciones unilaterales y el bloqueo financiero aplicado por la administración del presidente de EEUU, Donald Trump, están obligando a la Nación venezolana a vender su petróleo y productos refinados con significativos descuentos, al tiempo que debe comprar insumos de la industria a precios mayores y pagar más por el uso de compañías navieras transportadoras de crudo.

Publicidad

Una de las condiciones operativas recurrentes que determina la necesidad de vender hasta 30% por debajo del precio del petróleo fijado por el mercado, son los daños operativos y financieros que significa para PDVSA cerrar pozos y frenar la generación de productos de refinación, pues tal eventualidad conlleva al deterioro de equipos y yacimientos, cuya reparación exige elevadas erogaciones.

La agencia de reporte de precios, S&P Global Platts, informa que PDVSA negoció la venta de 6,8 millones de barriles de combustible residual, comúnmente llamado Fuel Oil, con alto contenido de azufre, en enero, ofreciendo importantes descuentos en los precios, en un intento por reducir el exceso de inventarios, según mostró un informe de la compañía el pasado 13 de enero.

La nota de prensa de Platts indica que los inventarios de combustible residual en la refinería de Amuay están en 9,8 millones de barriles, «muy cerca de su capacidad máxima de 10 millones de barriles», y señala que otras refinerías «tienen sus tanques de almacenamiento llenos de este combustible residual».

La retención de inventarios se debe, fundrntalmente,, a que las navieras, aseguradoras e instituciones financieras temen que las operaciones con PDVSA deriven en elevadas multas y hasta en la suspensión de actividades en los países en los cuales EEUU ejerce alta influencia política.

“PDVSA ha tenido problemas para encontrar clientes para su petróleo y combustibles debido a las sanciones de Estados Unidos, que han aumentado los riesgos para los compradores y las compañías navieras”, dice la agencia S&P Global Platts.

La dificultad para hallar navieras que transporten el petróleo venezolano ha hecho que las compañías de buques tanqueros eleven los fletes en promedio 50%, y en algunos casos hasta los han duplicado, pasando de 4 dólares a 7 y 8 dólares por barril.

Un caso reciente es el Fuel Oil, altamente demandado en las naciones del norte en época de invierno, como la actual. También es empleado en la generación eléctrica y en la industria, así como combustible en las grandes embarcaciones de transporte de carga.

El Complejo Refinador de Paraguaná produce este derivado del petróleo en volúmenes respetables

El pasado 10 de enero, el barril de Fuel Oil se cotizaba en el mercado asiático en 50,73 dólares el barril. PDVSA tenía los tanques de almacenamiento casi llenos, próximos al borde. La urgente necesidad por aliviar los inventarios y responder a los clientes, condicionaron las negociaciones con las navieras, que se tradujeron en una rebaja del precio superior a 20 dólares por barril.

Frente a esta anormalidad en el mercado, determinada por las sanciones y el bloqueo, las empresas extranjeras asociadas a PDVSA, en la modalidad de empresas mixtas, han optado, cada vez más, en servir de intermediarias en la comercialización y el transporte de los crudos producidos y en otros casos vender ellas mismas el crudo mejorado, una cualidad prevista en la Gaceta venezolana que le da viabilidad legal.

Según la agencia, el informe de PDVSA revela que Chevron compró tres envíos de 360.000 barriles del crudo BCF-22 para entregar entre el 6 y el 30 de enero en Asia. El crudo se vendió con un descuento de 22,90 dólares por barril, respecto al marcador global Brent.

El portavoz de Chevron, Ray Fohr, sugirió que las ventas estaban permitidas bajo las sanciones de EE UU, ya que Chevron puede operar en Venezuela bajo una exención del Departamento del Tesoro.

«Las actividades internacionales de comercialización de crudo que en última instancia pagan los gastos relacionados con el mantenimiento de las operaciones están permitidas bajo la Licencia General OFD 8D», dijo Fohr. «La empresa actúa en su totalidad cumpliendo todas las leyes y regulaciones aplicables «.

S&P Global Platts revela que otra negociación que realiza PDVSA es exportar crudo a cambio de productos refinados y pago de deudas.

PDVSA también recibe suministros de productos refinados a cambio de crudo de Rosneft de Rusia, Repsol de España y Reliance de India, según informes de PDVSA.

Estos acuerdos comerciales han permitido a la industria petrolera nacional ir venciendo los obstáculos interpuestos, evitando el colapso de la industria y reduciendo los costos implícitos que podría significar el cierre de pozos o refinerías.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×