Aceras y brocales | Barberos urbanos

-Las características de la sociedad, en sus diferentes momentos y épocas, marcan la imagen de la ciudad a través del tiempo, lo cual se expresa en sus edificaciones, espacios públicos y en cómo se realizan las actividades.

Publicidad

-Por eso vemos diferentes sectores como el casco histórico y las sucesivas fases de crecimiento de Caracas, que reflejan los enfoques e ideologías de cada período.

-En el fondo, la naturaleza, cultura, pensares, saberes y haceres de habitantes y autoridades influyen para tener la ciudad que tenemos.

-La Gran Caracas (27 muncipios más o menos) carece, lamentablemente todavía, de un estructurado y sistematizado gobierno, para gestionarla de manera integral, coordinada, participativa, inclusiva, equilibrada y eficiente.

-De allí que, entre cuestiones más esenciales, vemos con desazón pero además como un desafío fabuloso, que la capital sea el resultado de decisiones dispersas, tanto por particulares como por instituciones.

-La crisis actual, sin entrar en su análisis, da pie para inimaginables y espontáneas iniciativas individuales o de grupos, que toman sus calles, aceras y otros espacios, para realizar actividades que resuelvan sus necesidades.

-Es el caso de la reciente aparición, según ÚN 03-10-2019, de un grupo de trabajadores del corte, barberos urbanos, en las calles de Propatria, Carmelitas, Magallanes, Pérez Bonalde, Plaza Sucre y Catia.

-¿Será otro indicio más para repensar la prioridad de cómo gestionar nuestras ciudades? ¿Es conveniente obviar este tipo de situaciones?

De todo un poquito

-Imperdonable. Olvidar en la columna del 09-10-2019 uno de los hitos más esenciales de las políticas en vivienda. El Programa de Vivienda Rural iniciado en 1948 como parte de la División de Malariología del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, con el propósito de mejorar la zona extraurbana del país donde vivía casi la mitad de la población en condiciones precarias, de nivelar las condiciones económicas, sociales, culturales y sanitarias entre la zona rural y la urbana y equilibrar los factores del progreso de ambas.

-Reconocimiento especial a A Gabaldón (1909-1990) y a Al Berti (1912-1999), entre muchos otros, por su mística, constancia y empeño en adelantar un enfoque de la salud popular y rural, a través del saneamiento del hábitat y de la vivienda.

Publicidad

-Ejemplo extraordinario de la visión de la vivienda más allá de sí misma, como un medio para transformar las condiciones de salud de la población.

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×