Fauna silvestre y marina a sus anchas por cuarentena

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Durante la cuarentena en Venezuela, se han observado en las costas del país variedad de especies marinas en lugares donde no es frecuente ver este tipo de animales.

Publicidad

El fenómeno ha sorprendido a la población. A través de videos caseros, se ha podido observar, tal y como ha pasado en el resto del mundo, el regreso de algunas especies a la superficie. Hace una semana se reportó por las redes sociales la aparición de una ballena jorobada junto a su cría en el parque nacional Mochima, ubicado entre los estados Anzoátegui y Sucre.

Miembros de la población han asegurado que estas especies no se veían en las costas orientales desde hace muchos años, debido a que han sido víctimas de la caza furtiva de los pobladores. Estas ballenas también son conocidas como yubarta o julio, y son cetáceos misticeto de la familia Balaenopteridae.

Es uno de los rorcuales más grandes; los adultos tienen una longitud de 12 a 16 metros y un peso aproximado de 36.000 kilos. Es común que aparezcan en aguas limpias, cristalinas y sin movimientos permanentes de humanos. Sin embargo, en este parque nacional conocido por su variedad de especies de este tipo, no aparecían las ballenas jorobadas desde 2011.

Antes de esa aparición tenían medio siglo sin emerger del agua. Al enterarse de este acontecimiento, el Ministerio de Ecosocialismo del estado Anzoátegui emitió un comunicado haciendo un llamado a la población a cuidar el ambiente, además, rechazó la caza de la fauna.

“Ambientalistas de todo el mundo están indicando que las cuarentenas aplicadas para contener el covid-19 representan beneficios para el ambiente, puesto que hay menos emisiones de CO2 a la atmósfera, ha disminuido drásticamente la caza de fauna silvestre, y la estadía de los humanos en sus hogares ha hecho que los animales retomen espacios, como en Venecia, donde cisnes y peces regresaron a los canales de navegación.

Mochima no escapó a esta realidad y dos ejemplares de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae), con sus aletas blancas pectorales que las caracterizan, fueron avistadas”, refiere el documento del Minec. Espectáculo natural. En la isla de Margarita se han observado espectáculos de delfines cerca de la orilla de algunas playas. Estos se dejan ver en aguas margariteñas siempre mar adentro, pero no cerca de las costas porque solo se movilizan en mares cálidos y templados, lo que indica que la falta de movimiento de humanos y embarcaciones ha permitido el traslado de estos mamíferos acuáticos.

El estado La Guaira también ha sido escenario del regreso de animales que se habían alejado de la superficie por el maltrato de los humanos. En La Sabana han sido vistas tortugas caminando por las playas, e incluso se ven depositando sus huevos con tranquilidad.

Según el reporte de los lugareños, esto no se veía desde hace mucho tiempo, por la cantidad de turistas que visitan las zonas y que en muchas oportunidades extraían los huevos de la arena. Esta semana la comunidad del Litoral Central informó que rescataron 364 huevos de los nidos que se han formado durante la cuarentena.

En esta zona de La Guaira también han sido vistos tiburones martillos, que aparecieron inmediatamente cuando se decretó la cuarentena; sin embargo, estos animales fueron sacrificados por los pescadores.

El mismo fenómeno se ha visto en el estado Sucre, en Carúpano, desde que comenzó la cuarentena. Ante esta situación, los ambientalista de la zona han estado visitando las playas con las medidas de protección necesarias para cuidar la especie.

Vandalismo. En la urbanización Montalbán, ubicada en Caracas, se reportó un hecho vandálico: un grupo de menores de edad aprovecharon la tranquilidad del lugar para sacrificar a un venado que salió de una zona boscosa. Vecinos aseguran que el animal recorrió el lugar durante dos días con tranquilidad, y el tercer día apareció muerto en la parte baja del sector boscoso.

El delito de caza ilícita está previsto y sancionado en la ley penal del ambiente y normativas conexas, que acarrean fuertes sanciones pecuniarias y muchas veces privativa de libertad para el perpetrador, razón por la que los menores de edad fueron detenidos.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×