La poliomielitis se enfrenta en el país con “Gotitas de Amor”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“Más vale prevenir que curar”, reza un famoso dicho que hoy se relaciona con la temida poliomielitis, una enfermedad casi erradicada en el mundo; sin embargo, aún es objeto de jornadas de vacunación periódicas para que los padres, madres o representantes lleven a sus niñas y niños a inmunizarse. De esta manera, evitan brotes.

Publicidad

Con la finalidad de fortalecer la prevención, en el país se realiza la Jornada Nacional de Vacunación Antipolio denominada Gotitas de amor, organizada por el Ministerio del Poder Popular para la Salud, en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Para esta actividad a favor de los niños y niñas venezolanos entre 2 meses y 5 años, se ha contado con más de 3,8 millones de dosis de vacuna oral contra la poliomielitis (OPV) y 124.479 dosis de vacuna inactiva contra la poliomielitis (IPV), entregadas por la Unicef.

En este sentido, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que la jornada de vacunación gratuita contra la poliomielitis, que se inició el 14 de julio, fue extendida por dos semanas más, con la finalidad de cumplir con las metas establecidas, que en su primera fase llegaron al 80% de la población infantil.

El ministro para la Salud, Carlos Alvarado, informó esta semana que la jornada alcanzó 100% de cobertura en Carabobo, Guárico, Miranda y La Guaira, y en el resto del territorio ha abarcado 87%.

En relación con esta campaña, la representante de Unicef en Venezuela, Hervé de Lys, expresó que es esencial que los niños y niñas estén inmunizados contra la poliomielitis, porque no hay cura para esta enfermedad devastadora.

Prevención
En el país no se registran casos médicos de poliomielitis desde 1989, lo cual representa un gran logro y, además, ha servido de impulso para la realización de campañas informativas y operativos de vacunación, que no se pueden descuidar, a fin de fortalecer la prevención respecto a este padecimiento.

La primera vacuna contra la poliomielitis fue introducida mundialmente en 1955 y antes de eso era una enfermedad muy preocupante que infectó, en la mayoría de los casos, a niños, causando parálisis en aproximadamente 1 de cada 200 casos. Así, a principios de la década de los 80, los nuevos diagnósticos fueron disminuyendo, pero todavía quedan cientos de niñas y niños paralizados en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que gracias al uso generalizado de vacunas seguras y efectivas, espera que la poliomielitis, conocida popularmente como polio, se convierta en la segunda enfermedad humana erradicada después de la viruela.

En 1988, los gobiernos del mundo presentaron la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis, con la intención de relegar a esta enfermedad a los libros de historia. Se trata de una alianza mundial integrada por gobiernos nacionales, la OMS, la Asociación Rotaria Internacional, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y el Unicef.

Causas y tratamiento
Muchas personas se acostumbraron a llamar a la poliomielitis con el nombre de parálisis infantil, debido a que las víctimas de la enfermedad quedaban con dificultades de movilidad en sus piernas, y deformaciones causadas por la retracción de los músculos, lo cual genera una discapacidad permanente.

Los primeros casos registrados de esta afección se dan a principios del siglo XX y Venezuela no escapó a esta epidemia mundial, y aunque la llegada de la vacuna significó disminución de las cifras de afectados, no obstante, no fue sino hasta 1989 que se logró la erradicación total de la poliomielitis.

Actualmente, se puede observar a muchos adultos con secuelas de la poliomielitis que sufrieron en su niñez. El pediatra Joel Cárdenas indica que en ese momento prevaleció el desconocimiento familiar de las medidas preventivas que se centran, principalmente, en la vacunación oportuna.

“La poliomielitis se caracteriza por ser una enfermedad viral e infecciosa, que se transmite al tener contacto con una persona portadora del virus, o cuando se consumen alimentos o bebidas contaminados con saliva o heces fecales”, explicó.

Resaltó que los niños menores de cinco años son los más propensos a contraer la enfermedad; sin embargo, no quedan exentos de contagio las personas de más edad que no hayan sido vacunadas en su momento.

Refirió que los síntomas son muy parecidos a una gripe: malestar general, fiebre, dolor de cabeza, decaimiento, mareos, dolores musculares, entre otros, y luego de los primeros síntomas pueden presentarse debilidad muscular y una parálisis, que en la mayoría de los casos es permanente.

Dado que la poliomielitis no tiene cura y el tratamiento es sintomático, recomendó la prevención a través de la vacuna, la cual se administra con sus respectivos refuerzos durante la infancia y, además, hizo hincapié en extremar las medidas de higiene.

De acuerdo con el esquema de vacunación, la primera dosis del polio se administra a los dos meses de vida; a los cuatro meses la segunda dosis, y una tercera a los doce meses y luego se aplican los refuerzos, según las indicaciones pediátricas.

Las opiniones médicas coinciden en la seguridad de la vacuna antipoliomielítica oral (OPV), pues se puede administrar a niños enfermos y a recién nacidos, e incluso ha sido diseñada para aplicarla varias veces, con el fin de que confiera una protección total de por vida.

DATOS DE LA OMS

+ El mal afecta principalmente a los menores de 5 años.
+ Una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible.
+ La parálisis originada por la polio afecta generalmente las piernas.
+ De 5% a 10% de los casos son mortales por parálisis respiratoria.
+ 80% de la población mundial vive en regiones en las que se ha certificado la eliminación de la polio.
+ Todos los países del mundo, salvo dos (Suecia e Islandia), utilizan la vacuna antipoliomielítica oral.
+ Hace solo 20 años, la poliomielitis paralizaba cada día a mil niños y niñas.
+ Por cada caso de parálisis hay entre 200 y 1.000 niños y niñas infectados asintomáticos.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×