El covid-19 revela la dura realidad que vive Ecuador (+Fotos)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Fotos y vídeos en las redes sociales muestran el desastre: Los cuerpos de los que han muerto en los domicilios son arrojados en las aceras, en esquinas, portales o depósitos de basura, embalados, ante la “ausencia total” y la incompetencia del Gobierno, según confirman los medios locales.

Publicidad

En algunos casos, los cadáveres llevan hasta 72 horas sin ser recogidos, por lo que la gente ha empezado a quemarlos.

“Estamos exigiendo al Gobierno nacional que recoja los cadáveres que se están acumulando, no solo en los hogares, están cayendo en las calles”, ha escrito en su cuenta de Twitter Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil, la segunda mayor ciudad de Ecuador, refiere HispanTV.

En ese sentido, el propio presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, confirmó el lunes pasado que construirá una gran “fosa común” en esa localidad para dar “un entierro digno” a los fallecidos.

En una entrevista radial, la ministra de Gobierno María Paula Romo, reconoció que se había tornado difícil la recolección de cadáveres en Guayaquil.

Aceptó que sólo entre el 24 y 26 de marzo se habían recogido en esa ciudad unos cien cuerpos; sin embargo, dijo que había fallecidos no solo por coronavirus sino por “otras causas”.

Situación en los hospitales:

Los cadáveres se encuentran acumulados también en los hospitales y las casas de salud públicas y privadas por falta de personal médico y legista, ambulancias y abundancia de trámites burocráticos que dificultan cada vez más el proceso de enterramiento de los fallecidos.

“Tenemos una situación complicada por el hospital del Seguro (Teodoro Maldonado Carbo, en el sur de la ciudad), por el lado del centro de diálisis, por donde está la basura… Han dejado ahí los muertos, pensamos que es por coronavirus, porque nunca han dejado ahí…Necesitamos que nos auxilien”, publicó el diario local El Universo citando a una corresponsal de televisión.

Ecuador contabiliza oficialmente 2758 casos de contagiados por el nuevo coronavirus, llamado el COVID-19, y 98 muertes, pero algunos informes no oficiales indican que han muerto más de mil personas en la última semana.

Posición de Lenin Moreno ante la crisis sanitaria

A pesar de los llamados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a que los países dictaran medidas preventivas de cuarentena colectiva y distanciamiento social, el régimen de Moreno se negó a aplicarlas hasta que ya la pandemia se había descontrolado en el país, reseñó el Ciudadano.

Un indicador a tomar en cuenta es que el país ―que dirige el ultraconservador de derecha Lenín Moreno― tiene una tasa de contagio promedio de 139,05 personas por cada millón de habitantes, cifra que supera incluso al indicador de infecciones del mundo, que se ubica en 125,18.

Las cifras de contagio en Ecuador mantienen una curva exponencial desde que fue detectado el primer caso el pasado 29 de febrero.

El pasado 21 de marzo, la entonces ministra de Salud de Ecuador, Catalina Andramuño, presentó su renuncia al cargo, en medio de la pandemia de coronavirus, alegando que le resultaba inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimientos de salud pública.

Otro motivo para su renuncia fue lo difícil de encarar la realidad frente a la situación de crisis generada en el país por el COVID-19, pues denunció que enfrentar una emergencia sanitaria sin recursos es “complicado”, pues casi un mes después de detectarse el primer contagio, la cartera de salud no había recibido «ninguna asignación presupuestaria por parte de la autoridad competente, para el manejo de la emergencia”.

De hecho, tras la renuncia de Andramuño, el propio Lenín Moreno dio declaraciones para informar sobre la dotación de equipos de prevención para el cuerpo de enfermería y médicos que se enfrenta a la pandemia y que, desde el primer contagio, no contaba con los insumos suficientes para atender la emergencia sanitaria.

Las calles de Ecuador, un lugar de cadáveres

Bajo la mirada inquieta e incrédula de la gente, personas se desvanecen sin oxígeno y sin fuerzas para continuar a causa del covid-19, en las calles de Ecuador.

Después de que una persona fallece, ya es poco lo que se puede hacer con el cuerpo, por esta razón, Ecuador desde varias semanas atrás es conocido por dejar los cadáveres en las calles, a la vista de todos como para que las autoridades no puedan ocultar su ineficiencia en materia de salud y seguridad social.

Además del dolor de perder a un ser querido, el pueblo ecuatoriano hoy también lamenta no poder despedirse con una digna sepultura, o por lo menos saber que el cuerpo de su ser querido reposará en un espacio digno de un ser humano.

Esta pandemia ha sacado a relucir los verdaderos intereses que guarda cada gobierno, en el caso de la administración de Lenin Moreno, los muertos dicen más que los vivos.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×