España tercer país con más enfermos de covid-19

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS) España ocupa el tercer lugar a nivel mundial entre los países con más enfermos por covid-19.

Publicidad

Las cifras ofrecidas por el Ministerio de Sanidad de este país, indican que ya se superan los 9000 fallecidos, mientras que hay un total de 100 mil contagiados hasta el día de hoy.

Madrid es donde se registran más infecciones por coronavirus, con Cataluña, País Vasco y Andalucía ligeramente por detrás. Pero el ritmo al que crecen las infecciones es, de momento, similar en todas partes.

Breve reecuento del covid-19 en España

En España los casos se dispararon después del 25 de febrero, cuando comenzaron a hacerse pruebas de covid-19 a personas con neumonía de origen desconocido.

Hasta entonces el protocolo era aplicar test solo a personas con síntomas que hubieran tenido contacto con casos confirmados o que hubieran visitado las zonas de riesgo, explica un artículo del diario El País.

En poco tiempo los casos pasaron de 2 a 100 en una semana; la siguiente, de 100 a 1.000, y de 1.000 a 4.000 en cuatro días., Por lo que tuvieron un crecimiento exponencial tal y como sucedió en Italia y Corea del Sur.

Rol de las autoridades

A pesar de esta realidad, las medidas de Estado de Alarma y cuarentena obligatoria fueron anunciadas por las autoridades a mediados de Marzo, con la esperanza de frenar el auge de contagios.

Está actitud fue criticada por muchos españoles, debido a que consideran que medidas como el cierre de aeropuertos o el aislamiento social no se tomaron a tiempo para frenar el contagio, lo que desencadenó a la situación presente:

  • Centenares de muertes
  • Hospitales saturados
  • Personal médico en riesgo de contagio
  • Aplicación del método triaje que no es otro que decidir a quién se atiende y a quien se deja morir

Asilos son focos de muerte y desidia

La Generalitat de Cataluña, que se está planteando un nuevo registro de fallecidos por el coronavirus más allá de la supervisión de la sanidad pública, ha dado a conocer este miércoles que al menos 362 ancianos que vivían en residencias de esa comunidad han muerto como consecuencia de la COVID-19 desde el 15 de marzo, mientras que otras 830 personas han sido diagnosticadas con el virus.

Las muertes en residencias se han convertido desde el principio de esta crisis en una de las peores lacras, y las administraciones buscan soluciones contra reloj, como la Comunidad de Madrid, que contempla la posibilidad de agrupar a aquellos ancianos o personas con discapacidad que viven en centros y que estén contagiadas o tengan síntomas.

Esta medida está incluida en el plan de choque que la Comunidad de Madrid puso en marcha el pasado viernes y con el que ya ha inspeccionado 38 centros en toda la región, donde también se cuentan por centenares los fallecidos.

Datos alentadores

No obstante, existen algunos datos esperanzadores. El ritmo de infectados, si bien se incrementa, lo hace a un niev más moderado que en días pasados, lo que puede indicar que se inicia el descenso de la curva de propagación.

Asimismo, el porcentaje de enfermos críticos bajó del 15 al 13 por ciento, según las autoridades sanitarias, a causa de la efectividad en los tratamientos.

Alrededor de 640.000 pruebas de diagnóstico rápido y 1,5 millones de mascarillas sanitarias han sido distribuidas en las últimas horas entre las diferentes regiones autónomas, como parte de la ofensiva en la prevención de la enfermedad, según informó Telesur.

Escasez de fármacos para sedación por Covid-19

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad de España, reconoció este miércoles que la crisis epidemiológica provocada por el coronavirus ha generado problemas de disponibilidad en medicamentos utilizados para la sedación en las unidades de cuidados intensivos (UCI), debido al incremento en la demanda.

La institución hace referencia a los tratamientos combinados de opiáceos y benzodiacepinas (neurolépticos) que se utilizan para minimizar los cuadros clínicos de dolor presentes en los contagiados por coronavirus, hospitalizados en cuidados intensivos sometidos a ventilación mecánica. Esta terapia farmacéutica es similar a la empleada con los pacientes oncológicos, en fase terminal.

A este déficit también se suma la carencia de equipos de protección individual para el personal de salud y de respiradores artificiales para atender a los contagiados por Covid-19 más críticos que desbordan las salas de los hospitales españoles.

España con covid-19, un retrato a su día día

Al cumplirse el decimo octavo día de aislamiento obligatorio, una mujer saca su perro a pasear en una desierta calle de Madrid, otro hombre desinfecta afanosamente un espacio público.

En otro lugar de la madre Patria, doctores atienden a sus pacientes, con la viva esperanza de que esté mejore para dar paso al siguiente enfermo.

Lo que tienen en común estás personas, es que viven día a día los embastes de esta dura enfermedad, por tal razón cada una de las acciones que llevan a cabo cuentan para contrarrestar el contagió.

Cumplir con la cuarentena es igual de indispensable que desinfectar un espacio o atender una vida.

España y sus habitantes tienen un solo sentir, poder bajar del top de países más afectados por este virus y volver a caminar las calles y saludarse de besos sin que por ello pongan en riesgo su vida.

Con información de EFE

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×