Assange y la dictadura mundial

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

No se trata sólo de la libertad de expresión. Sacar violentamente de una misión diplomática a un refugiado político es una violación de conquistas seculares en materia de derechos fundamentales. Particularmente en América Latina donde el derecho de asilo tiene larga tradición. El criminal Lenin Moreno debe saber de la profunda crisis que vive el capital. Llegará el momento en que odiado por pueblos y naciones, no encontrará donde esconderse. Será un ejemplo eterno de cobardía y traición.

Publicidad

Vengo reiterando que el 11-09-2001, en Nueva York se dio un golpe de Estado usando el derribamiento de las Torres Gemelas, entrelazado con un entramado geopolítico necesario para la guerra contra el terrorismo y en nombre de ella, resignificar la paz, la democracia y los derechos humanos, apropiándoselos para robarles el significado y poder “preservarlos” con la legalización de la tortura, las cárceles clandestinas y con ese nuevo significado justificar las guerras de Irak, Afganistán, Libia, Siria… Ocupar militarmente Colombia y desarrollar por el mundo la estrategia imperial de caos global que se extiende a Rusia, China, la desestabilización de Venezuela… Ahora, el rapto de Julián Assange. La estructura jurídica y de convivencia pacífica creada después de la II Guerra Mundial está siendo derribada. El multilateralismo de la ONU es sustituido por la Otan y un tejido de bases y pactos militares que sostienen la estrategia de caos mundial, que genera migraciones diarias de miles de personas y el neoliberalismo, arma de guerra, que asociado a las recetas maltusianas (guerras, desastres naturales, epidemias), es más poderoso que las armas nucleares para destruir el espíritu de resistencia de los pueblos.

Además, se va creando una legión de lacayos fascistas, fieles a las órdenes imperiales, como el Cartel de Lima, tratando de crear un cerco en torno a las naciones soberanas, como el caso de Venezuela, y un entramado de jueces listos para dictar sentencias y encarcelar a líderes patriotas. Fue el caso de Lula y ahora el de Assange.

El golpe de Estado de 11-2001 ha creado una dictadura mundial, encabezada por la asociación del poder financiero, el poder militar y el poder del narcotráfico, sobre todo a partir de 2008 cuando estos capitales fueron decisivos en el rescate de los grandes bancos.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×