Frases sin cuarentena

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Verdad es que entre el inicio de la pandemia, y la aceptación de que solo la cuarentena es la única forma de controlarla todo ha sido muy violento. Excepto para los italianos y otros menos previsivos cuya improvisación la han pagado con su bien más preciado e insustituible: la existencia.

Publicidad

Pero en este proceso intenso de tiempo, hay algo que hemos capitalizado: es descubrir que muchos seres son necios y majaderos, pero ante todo estúpidos y se equivocan y excitan con su verborrea, y en el episodio la memoria convierte sus palabras hoy en un montón de basura y pierde su condición narrativa y pasa a ser materia inmunda . Pues su información carece de historia, es decir, de conclusión. Es mera materia aditiva que produce risa.

Aunque en algunos casos forjan sorprendentes narrativas. El día 16 de marzo el presidente de la República de Francia pronunció por televisión. Este un discurso quedará desde ya grabado en la historia.

Anunció la entrada de la nación en algo así como la “1era Guerra Mundial del siglo XXI”: una guerra viral contra la humana condición.   El combate es ante todo contra el pánico, el desorden, la incertidumbre, los rumores, las fake-news y la falta de civismo, contra la desidia, el desgano y el ocio de una parte de la sociedad francesa.

Su mensaje. significará suspender el principio de la propiedad privada, por razones de interés general. Clínicas privadas y hoteles, cerca a hospitales en crisis, podrán ser requisicionados por las autoridades del Estado. Los taxis lo serán, para ayudar a transportar enfermos. Ya Alemania, que también está en guerra contra covid-19, anunció la posibilidad de recurrir a esa figura socialista.

En contraposición el desacertado Trump ofreció a científicos alemanes $ 18 mil millones por una vacuna contra el virus. Condicionados a que la propiedad de la misma perteneciera exclusivamente a Estados Unidos. La repuesta de la Presidenta Merkel fue categórica, “Alemania o está en venta».

Otro penoso personaje, Piñera, dio otra monstruosa propuesta y ofreció de inmediato la venta de los kits de detección del covid-19 a $ 25. Imaginen un pueblo que no tiene ni para comerse una empanada. El traidor, Lenin Moreno y lo momios de Brasil y Bolivia tienen “ideas” similares. Mientras China y Cuba ofrecen ayuda y apoyo a Venezuela en este trance.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×