La dolarización de los precios

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Dentro de la feroz guerra no convencional que la derecha nacional e internacional tienen en contra de la economía nacional, hay unos despiadados aspectos que utilizan para contribuir a agudizar la sensación de “crisis y anarquía”, en las que algunos sectores económicos “están haciendo lo que les da gana” en materia de precios (pareciese que ya no existen productos regulados) y en paralelo realizan un brutal ataque en contra de nuestra moneda, a la que devalúan todos los días, en su relación con el dólar estadounidense, imponiéndola como “la verdadera moneda que vale en el mercado”…atentando de manera injerencista y saboteadora sobre lo establecido en el artículo 318 constitucional, cuando en una de sus partes dice de manera taxativa y contundente: “La unidad monetaria de La República Bolivariana de Venezuela es el bolívar”…

Publicidad

Ahora, cuando analizamos la realidad económica venezolana, observamos cada vez “más normal y cotidiano”, el uso del dólar para hacer cualquier tipo de transacciones comerciales, que hasta los vendedores ambulantes en el metro de Caracas, venden sus chucherías en bolívares y el equivalente en dóla. Si te vas a las tiendas en los centros comerciales, se ven letreros con los montos en dólares, y desde hace rato, las viviendas y los vehículos, no se venden en bolívares, en la que debemos incluir la venta de repuestos y medicinas, la ropa, el calzado, celulares, electrodomésticos y prácticamente todo lo que se pueda comprar y vender. Tanto es así, que ya hay negocios que tienen cajas que sólo reciben dólares.

Toda esa situación la podemos catalogar de inconstitucional e ilegal que atenta contra nuestra soberanía e independencia, y que forma parte del libreto imperial para lograr extremar las dificultades económicas de la población en general, que a cada momento observa con asombro e impotencia, la interminable escalada de los precios que están logrando que las personas digan: “el sueldo no me alcanza para nada”…”el bolívar no tiene ningún valor”…”para poder medio comprar, hay que tener dólares en la mano”…”

La dirigencia política opositora, la cual recibe millones de dólares, se frota las manos y saltan de alegría, cuando las personas se molestan porque no pueden “hacer un mercado decente”.
Politólogo.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×