Llegó la hora Maryclen Stelling

Si en análisis anteriores hemos denunciado y alertado sobre los peligros que, para la democracia, conlleva la polarización y la lógica bifronte que la sustenta e impulsa; hoy vamos a reflexionar sobre las fuerzas que emergen desde la ciudadanía en apoyo  y promoción de una solución política negociada. 

Publicidad

Este proceso tiene lugar bajo una agresiva estrategia geopolítica de fortalecimiento de las sanciones,  que pretende operar a partir de la crítica situación del país y beneficiarse de la nociva polarización.  Parte de la premisa de la existencia en Venezuela de grupos políticos y sociales hostiles al Gobierno, que apoyan tales mecanismos de presión para lograr la “caída del régimen”. Estrategia que sin embargo no discrimina por edad, sexo, religión, orientación sexual, aspecto físico, condición económica,  ni afiliación política. Perversa maniobra que  persigue, además de asfixiarnos y castigarnos por igual, promover un levantamiento militar, una guerra civil  y/o un “Caracazo” inducido.  

En tal escenario,  lentamente, emerge un espacio ciudadano que cobija a quienes no  se identifican con ningún polo; a quienes cuestionan y denuncian la radicalización, oponiéndose   al discurso del odio y las narrativas polarizantes. Ámbito ciudadano que emerge del disenso sustentado en la polarización y, además,   está preparado para promover y conducir una evaluación más equilibrada de las condiciones y la  situación del país.  Promueve el disenso, en tanto denuncia de la malsana lógica polarizante, a la vez que  impulsa el ejercicio reflexivo y la acción ciudadana organizada en democracia.

Estamos en presencia de un movimiento ciudadano que está obligado a dar el salto del ámbito discursivo-crítico-analítico a la organización y movilización. Movimiento ciudadano  que hace un llamado de alerta y denuncia la conformista dinámica que ha ido carcomiendo la democracia. Pretende fungir como un espacio generador tanto de participación como de discusión pública.  Y, en ese sentido,  propone y promueve el foro ciudadano, en tanto ejercicio democrático.   Iniciativa ciudadana que lucha por consolidarse en un espacio político y social con incidencia en la agenda pública.

Ha llegado la hora de la organización ciudadana y de  la negociación política.

Publicidad

@maryclens

Publicidad
×