Los billetes de 100 bolívares

Alrededor de nuestra economía domestica o microeconomía venezolana, se han tejido las más diversas interpretaciones sobre una misma realidad, que oscilan entre los que piensan que el gobierno con sus políticas económicas equivocadas, es “el culpable” de toda la crisis económica, que actualmente estamos sufriendo…y en el otro extremo de las particulares percepciones, se expresa de que estamos en presencia de una bestial y planificada hiperinflación inducida por parte de sectores políticos-económicos poderosos.

Publicidad

Estos grupos económico, según esas percepciones, a través de una inhumana guerra económica tienen un objetivo político: buscan desalojar del poder a Nicolás Maduro, sin importarles las consecuencias nefastas, que esa perversa situación ha ocasionado en la inmensa mayoría de la población.

Además, están los que consideran que nuestros problemas económicos y sus causas van mas allá de las visiones extremistas y consideran de que tenemos “ineficiencia gubernamental y guerra económica”…

Pero sucede y acontece que hay un elemento adicional: la existencia de una anarquización en la cotidianidad económica, cuando choferes y colectores del transporte público, buhoneros y toda la variedad de bachaquerismo, no quieren aceptar el billete de 100 bolívares como forma de pago, atribuyéndose competencias exclusivas del Banco Central de Venezuela, definidas en el artículo 318 de nuestra Constitución, como el organismo que formula y ejecuta la política monetaria y regula la moneda, en todas sus fases, es decir, eso incluye la legalidad y circularización de los conos monetarios, así como en un momento determinado, su desmonetización…

Publicidad

Se considera que las situaciones anárquicas, son generadas por falta de orden y autoridad, es el querer hacer lo que te venga en gana, con una total impunidad…ya que pareciera una “falta de ley y de gobierno”, que cualquiera sin importarles la ilegalidad de sus actuaciones, no les importa rechazar el pago con billetes de 100 bolívares, que son de uso e intercambio legal, y que no ha sido desmonetizado por el BCV…por lo tanto, hay que reflexionar sobre el porque un grupo de personas que con esa actitud, favorecen y alimentan al caos económico, puedan darse el lujo de “ilegalizar” a un billete, porque les da flojera contarlos…

Publicidad
×
Publicidad
×