Más allá del corto plazo

Los esfuerzos de buena parte de la dirigencia política lucen demasiado centrados en el corto plazo, ello ocurre así tanto en el caso del oficialismo como en el de la oposición englobada en el llamado G4 (PJ, VP, AD y UNT). Además, el mayor empeño de ambos se diría orientado a la búsqueda de beneficios para su parcialidad. Pero, ¿qué hay del mediano y largo plazo, más allá del forcejeo del día y de los logros que uno u otro pueda obtener en lo inmediato? ¿Y dónde están los beneficios para el pueblo de Venezuela?

Publicidad

La situación actual, en su deterioro socioeconómico creciente, trae excesivos sufrimientos a las mayorías: es injusto que sean ellas quienes paguen por los errores y faltas de las élites. Y cualquiera que se detenga a pensar saldrá impactado al darse cuenta de las consecuencias que traerá para nuestro futuro lo que hoy estamos viviendo, si no lo paramos rápido. Venezuela, un país con petróleo, minerales, bosques, agua, excelente clima, envidiable ubicación geográfica, urbanizado, de población joven con al menos cierto nivel educativo, podría retroceder trágicamente en los próximos veinte o treinta años, como ya estamos empezando a ver: migración, desindustrialización, agricultura precaria, mafias que se repartan el territorio y sus riquezas…

Publicidad

Detengámonos, por ejemplo, en la alimentación. Aunque las estadísticas oficiales están encerradas en algún arca en Miraflores, seguimiento y cálculos de oenegés indican problemas en cantidad y calidad para un 60% de nuestros habitantes. ¿Cuántos niños están naciendo hoy afectados por la nutrición deficiente de sus madres? ¿Qué será de ellos en el futuro? O veamos a la educación: ¿qué pasará con quienes hoy reciben clase de docentes improvisados o, peor, carecen de docente en algunas asignaturas? ¿Y qué ocurrirá en esas universidades oficiales donde se han desmantelado grupos de investigación, muchos laboratorios se han quedado sin equipos y el acceso a publicaciones se ha cerrado? O consideremos la salud: ¿qué dejará a lo largo del tiempo el deterioro de los hospitales, la carencia de dotación y la presencia de personal insuficiente y mal pagado? Los acuerdos que paren este derrumbe son urgentes. Ambos bandos deben ceder y alcanzar una convivencia democrática.

Publicidad
×
Publicidad
×