Más Carnaval

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Se adelanta el Carnaval y entre tanta opinión, unas supuestamente patrióticas, otras expresando informes forenses llenos de descripciones catastróficas, parecidas a las que envían los corresponsales de guerra… sin incluir una solución a los problemas… no veo una sola de estas opiniones protestando una jornada más de asueto… justo en un país con tantas cosas por reparar. Me uno a quien desde las redes reclama trabajo, sindéresis y menos bailadera.

Publicidad

Pero comentaba que no veo propósito de enmienda y más bien los malos ejemplos proliferan. ¡En ambos lados de la polarización que tanto daño ha causado! Desde la parte opositora doy fe del descaro, que desde su burbuja de comodidad, rebelan quienes llevan 12 años ordeñando la UCV… mi alma mater. En esta dura pero necesaria calificación desde luego que incluyo la minúscula minoría estudiantil… que violando leyes se inscriben en micropartidos… buscando una curul que les permita dar la patada a la pobreza… como lo han hecho los diputados que integrando la banda del autoproclamado… viven como reyes en el exilio… mientras se hunde la vida de los venezolanos que seguimos en nuestra patria.

La Rectora desde 2019 sabe que debe organizar elecciones este 27 de febrero… pero no mueve un dedo… no razona o defiende su gestión y busca cubrir con lloriqueos 12 años de ineptitud y corrupción… como denuncia uno de sus vicerrectores al renunciar. En materia de corrupción el equipo rectoral innova: Crean fundaciones que doña Cecilia y su corte controlan… les otorgan bienes de la UCV… las fundaciones los privatizan… y evidentemente hay reparto de botín.

Así cerraron el Ciclo Básico de Medicina en Sebucán… y permitiendo talar un bello bosque… para construir una cancha privada… de futbol.

Y pretende dejar en el cargo un ad latere que le cubra 12 años de corrupción. Desde el otro lado un gobierno ayuno de divisas se ve obligado a entregar las salinas de Araya a una empresa china… después de 10 años de parálisis, robo de equipos y gente cobrando sin trabajar. Y uno pregunta: ¿De dónde sale la sal que consumimos? Respuesta… de Aruba!!!

Publicidad

Sean lo que sean las elecciones que se avecinan… hay que cortarle las alcayatas a estos sinvergüenzas polarizados… y eso solo se hace… participando.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×