Política para la victoria

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Estamos a distancia de superar la pandemia. No parece casual que el siglo XXI comience unificando a la humanidad de esta manera. Vivimos cambios profundos, que están abriendo la posibilidad de plantearnos aquí y ahora el proceso pedagógico y político de superación del capital aboliendo el neoliberalismo y más allá del keynesianismo. Esa superación se va dando a través del conflicto social entre altruismo y egoísmo. Los gobiernos que van apoyando a la población más vulnerable, son los que más rápidamente van superando la crisis pandémica. Mientras más se privilegia los intereses del capital, más dificultosa es la recuperación y mayores las víctimas. Creo que los valores capitalistas, el individualismo y el egoísmo, ya no pueden ser cimientos de otra civilización. Siempre estarán corroyendo los procesos de cambio. Sólo la solidaridad y la fraternidad impulsadas por el socialismo pueden abrir paso al siglo XXI.

Publicidad

El FMI, el Banco Mundial, la Cepal… sostienen que vivimos una grave recesión que implica para los países del Norte caída de las exportaciones y las importaciones y para los países del Sur supone dificultades para obtener los bienes que necesitan importar y caída de la demanda para sus exportaciones, que es una manera como la recesión mundial se extiende hacia nuestras economías y se expande por nuestro tejido económico-social. 

Necesitamos apoyarnos en nuestras propias potencialidades, desarrollando nuestras fuerzas productivas apoyándonos en medianos y pequeños productores comprometidos con la patria, en un gran impulso a las comunas y a las redes comunales, lo que debe expresarse en incrementos de la producción de alimentos, del trabajo productivo, crecimiento de la economía real, ampliando nuestro mercado interno teniendo como objetivo la estabilización de los precios, el freno radical a la especulación, a la fuga de la producción hacia países vecinos. 

Lo que plantea una batalla masiva contra las redes paramilitares de narcotraficantes, hoy también difusores de la covid-19, otra forma que la guerra imperial para ahogarnos en la proliferación de la pandemia y tratar de lograr lo que no han podido mediante otras formas de la guerra híbrida que han desplegado, que hemos ido derrotando con la unidad cívico-militar y la dirección política encabezada por el presidente Maduro.  

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×