Repotenciando el centro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La coyuntura política actual incide directamente en el fortalecimiento de la polarización ante una ciudadanía aparentemente pasiva, atrapada en su cotidianidad y estrategias de sobrevivencia.

Publicidad

En su mayoría, la sociedad se encuentra dispersa, desunida, alejada de cualquier forma de coexistencia que trascienda la estrechez de la polarización y del enemigo a confrontar. Instalada perversamente en una forma de convivencia con el otro, el contrario, el malo, el enemigo. Atrapada en una polarización miope, se le dificulta organizarse y convertirse en un factor político significativo, en tanto reto o freno a la política confrontacional imperante.

En momentos donde parecen alejarse las posibilidades de negociación y dialogo, se hace necesario repotenciar el papel y la incidencia de la sociedad organizada. Un espacio pensado tanto desde la crisis y el conflicto como desde la paz, el reencuentro y la negociación. Un espacio donde, desde la pluralidad política, individualidades y organizaciones convivan y, desde allí, se integren los intereses fragmentados. Un espacio que debería trascender lo simbólico y ser capaz de incidir efectivamente en los procesos de negociación en curso. Un espacio donde, desde diferentes posiciones políticas, se prepare el terreno para la consolidación de relaciones de confianza mutua, reciprocidad e intercambio. Dada su configuración, es un espacio ciudadano donde tanto miembros individuales como organizacionales aportan una red de relaciones que, independientemente de su posición y activismo político, además de vincularlos los identifican y solidarizan con diversos movimientos sociales.

Configuración en red que asegura su conexión, incidencia y permanencia en multiplicidad de ámbitos. En suma, un espacio que, dadas sus características, podría además impulsar y solidarizarse con nuevas formas de ejercicio ciudadano, luchas políticas y sociales.

Esta propuesta que emerge desde la sociedad organizada- suerte de redefinición de fuerzas y de ejercicio de resistencia- propone una nueva lectura del panorama político y, además, ofrece múltiples posibilidades para una acción colectiva transformadora.

Finalmente, habría que preguntarse si, desde esta iniciativa, no se estaría promoviendo un nuevo movimiento social.
@ maryclens

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×