Secuestrar a Maduro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Trump ha fracasado en todos los intentos para destruir el proceso bolivariano. El último, usando a un general desertor, fracasó estrepitosamente. Sabe que una guerra con fuerzas militares de EEUU, eventualmente con participación de Colombia y Brasil, tiene serias dificultades políticas ¿Qué opciones le quedan?

Publicidad

Seguirán llenando nuestras fronteras, costas, campos… de bandas delincuenciales ¿Piensan secuestrar al presidente Maduro y a Diosdado Cabello? Nuestro espacio aéreo y todo nuestro territorio deben convertirse en muros impenetrables para el enemigo.

La acusación de Maduro como narcotraficante es absurda, carente de veracidad y legalidad. Sólo se quiere crear un caso que permita justificar un eventual secuestro.

Han anunciado el desembarco de 30.000 soldados en Europa para iniciar la Europe Defender 20, en medio de los estragos del covid-19. Deben poseer la vacuna, pero no la usan para su pueblo, que muere víctima del virus.

Vamos hacia nuevas formas de participación vinculadas al miedo. Miedo al otro, que trae una enfermedad que puede costarme la vida. La interconexión humana, las vibraciones afectivas se van haciendo peligrosas para que el miedo tienda a ser más poderoso que el amor. ‎

EEUU traslada parte de su Comando Norte al “búnker más seguro del mundo”, por temor al covid-19, lo que es absurdo. “Construido en la década de 1960, es un vasto complejo subterráneo situado bajo unos 610 metros de granito… Dos puertas de concreto y acero de 21 toneladas de peso protegen la estructura de posibles explosiones atómicas”. No tiene nada que ver con el covid-19 sino con una operación relacionada con el control del poder mundial.

Ese poder no tiene nada que ofrecer a la humanidad y menos a la naturaleza. Diariamente se agudiza el cambio climático, la pérdida de diversidad biológica y la desertificación. El capital que se acumula es destrucción de la vida humana y de la naturaleza que se convierte en capital, muerte y guerras.

Ya no puede proponer un Estado del bienestar, sino un Estado totalitario, enemigo de la democracia participativa y protagónica. No sólo no puede tolerar a un Estado que se proponga ir hacia el socialismo. No, cualquier estado que se plantee conceder salud, democracia, educación… será combatido. El neoliberalismo, asociado al maltusianismo, representa eso. 

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×