Solamente cinco países han roto con Venezuela, lo demás es bulla

Foto: Referencial
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Venezuela tenía hasta 2019 representación diplomática y/o consular en 90 de los 193 países que junto a nuestra nación, conforman la comunidad internacional.

Publicidad

Hoy, tras un año del reconocimiento por parte de algunos países de la autoproclamación de Juan Guaidó, junto al golpe de Estado a Evo Morales y mucha diplomacia de micrófonos, el Gobierno venezolano mantiene las mismas relaciones diplomáticas y/o consulares con 94,4 % de esos países.

Pura bulla. Y es que de los 90 países con los que el Gobierno de Nicolás Maduro tenía relaciones antes de la autoproclamación de Guaidó en enero de 2019, se han roto relaciones sólo con cinco países; todos en el continente americano.

Las relaciones diplomáticas y consulares de Venezuela con Bolivia, Estados Unidos, Colombia, Costa Rica y Paraguay están rotas y en consecuencia las embajadas y consulados de esos países en nuestro territorio están cerrados y nosotros no tenemos efectiva representación en ellas.

De resto, aunque algunas relaciones se han retrogradado a la ausencia de embajadores, todos las secciones consulares, consulados y consulados generales de Venezuela que había en 2019, están donde mismo.

Reconocimiento

“Había un embajador al que yo le pregunté: ¿quién cree usted que es el Presidente? y él me contestó: el que atienda el teléfono en Miraflores, entiendo entonces que si yo llamo a Miraflores a lo mejor atiende Maduro”.

La cita corresponde a Eduardo Fernández, político de oposición quien, durante una entrevista concedida a Madelein García, periodista de Telesur, expresó su opinión acerca del reconocimiento a la presidencia de Nicolás Maduro.

El ejemplo es útil para ilustra lo que ocurre en la mayoría de los países cuyos Gobiernos expresan el reconocimiento a la figura de Juan Guaidó como presidente interino.

Se trata, en algunos casos, de administraciones que además adoptan medidas coercitivas en contra de altos funcionarios del Gobierno venezolano, han aceptado la presencia de enviados del diputado Guaidó e intentan asfixiar la economía nacional, dando la impresión de ruptura ante la opinión pública, pero que en la práctica, reconocen al Gobierno de Nicolás Maduro y mantienen las mismas relaciones diplomáticas que hubo antes de la autoproclamación.

Es decir que, aunque un Gobierno admita a un representante del diputado como agente diplomático, y considere a Guaidó como presidente encargado, no desconocen al personal diplomático y/o consular representante del presidente Maduro.

Europa

Tal es la situación de los Gobiernos que, aunque dicen reconocer al diputado como “presidente encargado”, no tienen representación diplomática venezolana en su territorio ni misiones en nuestro país y son Finlandia (donde la relación es por concurrencia con Noruega), Albania, Macedonia y Montenegro.

Entretanto en Alemania, el designado por el Gobierno Bolivariano, continúa siendo el embajador de Venezuela, aunque la cancillería de Ángela Merkel aceptó a un representante “personal” del autoproclamado.

Un caso similar, pero con menos relevancia en términos diplomáticos, es el de Suiza, donde el representante del diputado no tiene credenciales y funciona sin novedad la misión venezolana con el personal enviado por Maduro.

Luego, en otro nivel están los países cuyos Gobiernos tienen a un representante de Guaidó pero las misiones diplomáticas venezolanas designadas por el presidente de la República, son las únicas con efectividad política y territorial.

Esos países europeos son Austria, Bélgica, España, Francia, Hungría, Portugal, Reino Unido y Grecia.

También hay representantes del diputado en Croacia (aunque no hay embajada venezolana sino una concurrencia con Austria), Dinamarca (donde no hay embajada nuestra sino concurrencia con Noruega) y Luxemburgo (donde tampoco hay embajada venezolana sino concurrencia con Bélgica).

De resto, en Vaticano, Federación de Rusia, Reino de Noruega, Belarús, Bulgaria, Países Bajos, Polonia, Serbia, Turquía y Rumania, sólo se reconoce al Gobierno Bolivariano y sólo hay misiones diplomáticas enviadas por Nicolás Maduro.

América del Norte

En el caso de los tres países que conforman el área más septentrional del continente, la situación es muy particular en cada uno.

Canadá

Esta nación solicitó el retiro del personal venezolano en las embajadas (expulsión) y voluntariamente se llevaron a su personal diplomático, pero se convino mantener las relaciones consulares y se mantienen abierto el consulado canadiense en Caracas y los consulados venezolanos de Vancouver, Ottawa y Montreal.

EEUU. La relación entre Miraflores y la Casa Blanca ha sido tensa desde hace varios años, pero llegaron al punto, en 2019, en el que el Gobierno nacional decidió romper relaciones con el estadounidense.

Sin embargo, la administración de Donald Trump alega que, al no reconocer al Gobierno de Nicolás Maduro, entonces no ha roto con Venezuela.

Ocurre entonces que supuestamente se mantiene relaciones de Gobierno entre Trump y Guaidó.

Se trata de una circunstancia atípica, quizá sin precedentes, en la que un Gobierno no aceptó la ruptura del Gobierno que gobierna y se relaciona con otro que no ejerce control ninguno en el territorio.

En términos prácticos, todas las representaciones diplomáticas y consulares estadounidenses en Venezuela y venezolanas en EEUU, están cerradas.

Además, aunque en Washington haya un agente diplomático de Guaidó, reconocido por Trump, ningún acto que realice esa persona tiene validez.

Tampoco hay embajada ni consulado de EEUU en nuestro territorio.

México

Las relaciones entre el Gobierno de Nicolás Maduro y el Andrés Manuel López Obrador, son totalmente normales y funcionales.

América Central

Las relaciones del Gobierno nacional con las siete naciones centroamericanas son de total normalidad con excepción de Costa Rica.

Belice

Venezuela mantiene abierta su representación en Belmopán sin ningún cambio.

Costa Rica

El caso del Gobierno costarricense es similar al de EEUU, puesto que alegan no haber roto relaciones con Venezuela, a través de un vínculo con el diputado Guaidó, pero en términos prácticos, no están en funcionamiento ni sus misiones en Venezuela ni las nuestras en su territorio.

Guatemala

Aunque el presidente Alejandro Giammattei, anunció que su Gobierno rompía “definitivamente” las relaciones con el “Gobierno de Venezuela”, al cierre de este trabajo la situación era de total normalidad en términos diplomáticos y consulares.

Honduras

La situación entre Caracas y Tegucigalpa es la misma que en el caso de Belice, no hay cambio alguno.

El Salvador

Nivel sin embajadas: se solicitó el retiro del personal venezolano de la embajada y el Gobierno de Nayib Bukele se llevó al suyo, las relaciones consulares está funcionando.

Nicaragua

Venezuela mantiene abierta su representación en Managua sin cambios.

Panamá

Nivel sin embajadas: se solicitó el retiro del personal venezolano de la embajada se llevaron al suyo, la sección consular en Panamá está funcionando, al igual que el consulado panameño en Caracas.

América de Sur

En esta subregión del continente, también es variopinto el asunto, pero los únicos casos de ruptura son los de Bolivia, Colombia y Paraguay.

Argentina

En este país austral, el presidente Alberto Fernández retiró las credenciales que otorgó Macri a la enviada de Guaidó, sin embargo siempre estuvo y aún están abiertas las embajadas y secciones consulares de cada nación en el territorio de la otra.

Bolivia

A raíz del golpe de Estado contra Evo Morales, el Gobierno de Venezuela no reconoce el gobierno de facto de Áñez y nuestro personal fue expulsado de esa nación.

En términos prácticos las relaciones están rotas y no funciona ningún consulado de un país en el otro.

En Caracas le fueron retiradas las credenciales diplomáticas (sin expulsar o declarar persona no grata) al personal de la agregaduría militar, en reacción a la participación de la fuerza armada en el golpe.

Por su parte, aún se mantienen las credenciales y privilegios para el resto de los representantes diplomáticos y consulares de Bolivia.

Brasil

Las relaciones bilaterales, tanto diplomáticas como consulares se mantienen en total normalidad, a pesar de la presencia del agente designado por Guaidó en Brasilia.

Así lo evidencia la respuesta del fiscal brasileño al Ministerio Público venezolano por la extradición de los implicados en el asalto al cuartel en Bolívar, del 3 enero, indicando que el asunto será tratado entre cancillerías.

Chile

Aunque haya un agente designado por Guaidó y reconocido por Sebastian Piñera, las relaciones son regulares. Los venezolanos en Chile y los chilenos en Venezuela cuentan con servicios consulares.

Colombia

Las relaciones entre Miraflores y la Casa de Nariño están totalmente rotas.

El caso es muy similar al de EEUU, pero las sedes diplomáticas y consulares venezolanas en Colombia no han sido violentadas.

Este caso obtuvo especial relevancia tras la negativa de Duque para solicitar al Gobierno de Nicolás Maduro la extradición de la exsenadora Aída Merlano; en cambio, se lo solicitó al diputado Guaidó, o dice que lo hará.

Ecuador

El Gobierno de Lenín Moreno solicitó el retiro del personal venezolano acreditado en Quito y retiró al suyo de Caracas.

Luego, la sección consular venezolana en la capital ecuatoriana pasó a tener rango de consulado general y el consulado general de Guayaquil continúa en pleno funcionamiento, al igual que el consulado ecuatoriano en Caracas.

Paraguay

Al igual que con Costa Rica, las relaciones están totalmente suspendidas; es decir, no están funcionando ni consulados ni embajadas.

Guyana

Las relaciones entre Venezuela y su vecino, con quien mantiene un diferendo territorial desde hace muchos años, es de total normalidad.

Perú

Sin embajadas: se retiró el personal venezolano en Lima y el peruano en Caracas, pero la sección consular venezolana está funcionando, al igual que el consulado peruano aquí.

Trinidad y Tobago

Las relaciones diplomáticas están en pleno funcionamiento.

Surinam

Es el mismo caso de las relaciones con el Gobierno trinitario; están en pleno funcionamiento.

Uruguay

El nuevo Gobierno de Uruguay reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela y las embajadas y consulados funcionan con total normalidad.

El Caribe

Las misiones de Venezuela en Antigua y Barbuda, Barbados, San Vicente y Las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Grenada, Jamaica, Dominica, Cuba, Haití, Trinidad y Tobago, República Dominicana y Santa Lucía funcionan sin novedad, sin importar el reconocimiento que dieron a Guaidó los gobiernos de Puerto Príncipe y Santo Domingo.

Asia

Venezuela mantiene relaciones diplomáticas y/o consulares con Kuwait, Los Emiratos Árabes Unidos, Palestina, Qatar, Japón, Malasia, Arabia Saudita, Jordania, Siria, Azerbaiyán, Corea del Sur, Filipinas, Indonesia, Kazajistán, La India, Singapur, Irán, la República Libanesa, China y Vietnam.

Sólo Japón y Corea del Sur reconocieron en 2019 la autoproclamación de Guaidó pero únicamente tienen representaciones diplomáticas designadas por Miraflores.

Oceanía

Venezuela sólo tiene relaciones diplomáticas y consulares con Australia, cuyo Gobierno recoció a Guaidó y aceptó a un agente diplomático del diputado, pero la misión enviada por el Gobierno de Nicolás Maduro se mantiene en pleno funcionamiento y con las prerrogativas de su investidura.

Lo que significa que si algún ciudadano venezolano, natural o jurídico, necesitara algún trámite consular estando en Nueva Zelanda, deberá dirigirse hasta Camberra.

RR. Diplomáticas y RR. Consulares

En términos llanos, la diferencia entre las relaciones diplomáticas y las consulares, es que las primeras son el vínculo entre los Gobiernos de los países que deciden reconocerse entre sí y las consulares entre Gobiernos y ciudadanos.

Mientras los consulados se establecen en ciudades, las embajadas se establecen en países y las relaciones no tienen por qué funcionar a la par, es decir, puede haber embajadas sin consulados y viceversa.

En una embajada puede haber una sección consular, donde trabaja el personal a cargo del cónsul, sin que se solapen las funciones.

En un consulado, la persona extranjera (natural o jurídica) se relaciona con el gobierno de su nación y los nacionales (naturales o jurídicos) se relacionan con un país extranjero.

En otras palabras, los nacionales hacen trámites con un Gobierno extranjero y los extranjeros tramitan documentos con su propio gobierno.

Entre los documentos que tramitan los consulados están las visas para extrajeros que quieren viajar y los registros de nacimiento, matrimonio, defunsión, electoral, coemrcial, etc. de quienes están fuera de su país con su propio Gobierno.

Los agentes diplomáticos y las relaciones entre naciones

Quizá uno de los temás que más se presta a confusión respecto a las relaciones diplomáticas de Venezuela es el hecho de que algunos de los Gobiernos que reconocen desde la autoproclamación del diputado Juan Guaidó, también han admitido representantes de él en sus territorios.

Para despejar las dudas, se consultó al viceministro de Cooperación Económica de la cancillería venezolana, Ramón Gordils, quien indicó que la existencia de esa figura, a la que la prensa llama embajador, no significa, ni la ruptura de relaciones, ni el desconocimiento formal del Gobierno del presidente Maduro.

“Se trata de una agente diplomático, lo que abarca una amplia gama de supuestos que otorga esa condición”, dijo.
Explicó que no sólo existe la visión tradicional de un jefe de misión diplomática acreditada por un Gobierno en el territorio de un país que así lo admite.

Procesos de paz. Gordils ilustró su explicación con el ejemplo del “Capitán de Navío, Rodríguez Chacín, en sus condiciones de observador, acompañante y protector del proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, y el Ejército de Liberación Nacional, lo que le otorga, señido al manual, la condición de agente diplomático ante los Gobiernos de Colombia, Cuba, Noruega y todos los participantes y garantes en ese proceso”.

Buen oficiante. Refirió otro ejemplo, esta vez de muy vieja data, que también compete directamente a Venezuela.

Es el caso de Dag Nylander, diplomático noruego que actua como representante personal del secretario general de la ONU, António Guterres, para buscar una negociación entre nuestro país y la vecina Guyana en el diferendo territorial por el Esequibo.

A Nylander se le señala comunmente como buen oficiante, y actúa en representación de una persona que por su cargo debe atender infinidad de asuntos y delega esa función que compete sólo a Caracas y Georgetown, quienes lo reconocen y le otorgan los privilegios del caso.

Ese mismo es el caso, en la mayoría de los escenarios, de los enviados por Guaidó, como presidente del Parlamento venezolano en 2019, sin que signifique ruptura de relaciones diplomáticas o consulares.

Publicidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×