InicioBienestarJuguetes seguros

Juguetes seguros

Elija el juguete adecuado y evite posibles accidentes

Para que los juguetes que regalamos sean seguros, hay que tener en cuenta la edad del niño al que están destinados y solo comprar juguetes que tengan etiquetado. “En la etiqueta debe constar la edad mínima aconsejada que debe tener el niño. Esto nos garantiza que, en los juguetes para niños pequeños, no habrá piezas que se puedan desprender, ni productos químicos que puedan ingerir”, comenta la pediatra María Jesús Esparza, quien asegura que, sí encontramos en el mercado un juguete que no tenga estas especificaciones en su presentación, lo mejor es no comprarlo ya que su origen es dudoso y el proceso de fabricación puede no haber sido adecuado para un artículo destinado a los niños.

PRECAUCIONES

Si a los niños que ya salen a jugar al parque o a la plaza se les regala una bicicleta, esta debe ser de su tamaño y hay que comprarles casco para que adquieran el hábito de llevarlo.»En los juguetes que funcionan con pilas, es necesario comprobar que el compartimento de las pilas no lo puede abrir un niño», matiza. Además, hay que evitar los juguetes “con piezas pequeñas, cintas o cadenas, por el peligro de asfixia o estrangulamiento que suponen”, apunta.

BIEN PROTEGIDOS

En niños pequeños, que se llevan todo a la boca, es especialmente importante que la pintura de los juguetes no sea tóxica. Hay pinturas no autorizadas para su uso en juguetes, que tienen altas concentraciones de plomo, un metal tóxico que puede llegar a producir lesiones. Los niños de entre cinco y nueve años necesitan moverse, por lo que la pediatra considera recomendable regalarles artículos para hacer deporte, eso sí, junto con protecciones como coderas, rodilleras o casco. “Juguetes como bicicletas y pelotas son adecuados, pero también lo son los juegos de imaginación, para pintar o modelar, las marionetas, los libros, etc.”, precisa.

PARA MAYORCITOS

Los niños mayores, de entre diez y catorce años, ya tienen sus aficiones y sus habilidades, por lo que el peligro ya no depende del juguete. A esta edad ya pueden utilizar juegos electrónicos, aunque se recomiendan los instrumentos musicales y los juegos de mesa para jugar en grupo. En cualquier caso, la pediatra María Jesús Esparza hace hincapié en la necesidad de desechar los juguetes que se estropeen. “Por su deterioro, el juguete se puede convertir en peligroso tiempo después de haberlo adquirido, por ejemplo, cuando se rompe, se oxida o la tapa de la pila no cierra bien. En estos casos son los padres los responsables de retirarlo”, manifiesta.

POSIBLES LESIONES

La especialista señala que los juguetes ocupan el segundo puesto como causa de lesiones importantes.»Las lesiones causadas pueden ser muy variadas, por ejemplo, daños por ingestión, inhalación, contacto con la piel, boca u ojos; heridas; estrangulamiento; asfixia; descargas eléctricas; incendios; infecciones o intoxicaciones», enumera la pediatra. De este modo, los juguetes con ruedas, como las bicicletas y motos para niños, necesitan un equipamiento de protección adecuado y que hay que utilizarlos en lugares donde no haya obstáculos, como muebles, que puedan volcarse al chocar contra ellos.“Otro ejemplo de accidente frecuente es que el niño se meta en la boca piezas que pueden producir atragantamiento y asfixia”, declara.

Asimismo, la especialista comenta que los juguetes eléctricos pueden producir quemaduras si se calientan en exceso o se manipulan y advierte de que «no deben usarse en zonas húmedas como el baño». Por otro lado, es muy importante que los embalajes, tales como cintas, plásticos y adornos, se retiren rápidamente porque pueden producir asfixias, sofocaciones y caídas.

NOTA: Para evitar lesiones, el juguete debe adecuarse a la edad del niño o la niña.

Deja un comentario