Abdominales envidiables

Los ejercicios para el abdomen se llaman, precisamente, abdominales, y se cuentan entre los más dolorosos de toda rutina física, al menos para los novatos. Esta actividad debe comenzar con dosis pequeñas, y esto es exactamente así en el caso de los abdominales y por dos razones: la primera, es que una larga sesión de este tipo de ejercicios puede provocar tales dolores que quiten las ganas de continuarlos.

La segunda razón, y mucho más importante, es que los abdominales mal hechos pueden producir lesiones, en especial en las cervicales, si no sostenemos la cabeza con fuerza y delicadeza al mismo tiempo. “La espalda es uno de los lugares más frágiles de nuestro cuerpo.

Cuando realices ejercicios abdominales asegúrate de mantener la espina dorsal recta y bien pegada al suelo, y las piernas flexionadas”, asesora el entrenador físico Joaquín Darío Pérez.

Los músculos sometidos al sedentarismo, sin ningún tipo de rutina física, tienen que adaptarse al nuevo ritmo y para ello necesitan tiempo. Por ello debes practicar el ejercicio, sobre todo al principio, día por medio, para que los músculos tengan chance de recuperarse y no sufran lesiones. “Incrementa poco a poco la duración y dificultad de los ejercicios. Para que sus efectos sean más rápidos y duraderos, y para evitar posibles lesiones, lo mejor es practicar esta actividad con el asesoramiento de un entrenador y evitando siempre sobrepasar el límite que el propio cuerpo establece”, señala el experto consultado.

Antes de poder lucir unos abdominales, tenemos que empezar por suprimir la capa de grasa que los recubren y dan a nuestra panza una curva más o menos pronunciada.

Ejercicio y dieta son inseparables si queremos presumir de abdominales, porque se puede desarrollar una buena musculatura abdominal pero no lucirá nada si la mantenemos oculta bajo una gruesa capa de grasa. La dieta saludable se basa en cinco principios: cinco comidas al día con porciones pequeñas, y atención a la pirámide de los cinco escalones. En la base de esta pirámide se sitúan los alimentos que debemos consumir a diario y que nos aportan los hidratos de carbono necesarios para mantener la energía. Los cereales, en especial los integrales, forman el primer escalón; luego las frutas, verduras y hortalizas; mientras las proteínas ocupan el tercer nivel.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>