Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioBienestarCambia de piel

Cambia de piel

¿Cómo lograrlo? Muy sencillo: a través de una exfoliación o peeling

El cambio de piel es sinónimo de renovación. Por eso no es de extrañar que con la llegada del año nuevo, muchos piensen en hacerlo literalmente. Para esto, la exfoliación o peeling es el procedimiento más acertado. En esto coinciden Jaime Piquero Casals, médico dermatólogo, y Esther Prato, especialista en cosmetología, quienes explican este procedimiento rápido, sencillo y no invasivo.

La exfoliación o peeling se refiere a un proceso en el que se descama la capa más externa de la piel o epidermis con la finalidad de eliminar las células muertas acumuladas, lo cual permite que se obtenga un aspecto sano y lustroso, según explican tanto el doctor Jaime Piquero Casals como la cosmetóloga Esther Prato. El primero aclara que existen diferentes procedimientos para recuperar el aspecto lozano y el brillo natural de la piel, que van desde la aplicación de cosméticos y medicamentos cosmiátricos, pasando por la utilización de ciertos procedimientos como el peeling químico, la microdermoabrasión y el láser ultralight.

La cosmetóloga comenta que el peeling más sencillo consiste en el uso de productos cosméticos diseñados por la industria de la belleza para esto. “Incluso, en estos casos, se puede hacer de forma casera, recurriendo a ciertas sustancias que tenemos en casa al alcance de la mano como la miel y el azúcar”.

Señala el especialista en dermatología que el siguiente nivel en cuanto a la complejidad del peeling es el procedimiento mecánico, que emplea instrumentos como la punta de diamante, que es un aparato con cristales de zafiro diseñado para efectuar la llamada microdermabrasión. En cuanto al peeling químico, el experto en dermatología señala que se requiere de la aplicación de productos formulados que contienen sustancias como el ácido retinoico, salicílico, glicólico, entre otros, no accesibles al público en general sin receta médica y que se aplican de manera particular a cada persona, de acuerdo a la problemática específica que se desee atender.

BENEFICIOS DE LA EXFOLIACIÓN

De acuerdo al dermatólogo, la acción de lustrado que se obtiene con la exfoliación permite:

• Reducir líneas de expresión (arrugas finas y medianas).

• Disminuir las manchas (fotoenvejecimiento).

• Piel uniforme y homogénea (los poros no se achican con ningún procedimiento).

• Mejorar la apariencia de la piel tras las secuelas del acné.

• Mejorar la piel en el caso de existir estrías.

• Eliminar espinillas, puntos negros y blancos.

SEGÚN LA ZONA

La exfoliación en el cuerpo puede hacerse de manera similar en los tres tipos de piel más comunes: grasa, seca y mixta. No obstante, aclara que no sucede lo mismo con el rostro. “Para los grasos se usa un producto más abrasivo y para aquellos con tendencia a seco, se emplea un producto más oleoso”, apunta la cosmetóloga.

“En el caso de la cara, la piel de tipo graso es una piel gruesa, de poros dilatados, que comúnmente se caracteriza por presentar más cebo de lo normal; mientras que la seca, por efecto de la deshidratación, es mucho más delicada y delgada. Entonces, no se pueden exfoliar de la misma manera. Cuando hablamos de mixtas, siempre va a haber una tendencia a ser más seca o más grasa. En función de esto se aplican productos destinados a los diferentes tipos”, explica la especialista en belleza.

Tanto Piquero Casals como Prato coinciden en señalar que cada zona del cuerpo tiene su propia textura de acuerdo a las exigencias cotidianas que tenga y de las condiciones ambientales a las que puede estar expuesta.

Rostro: la cosmetóloga señala que esta zona del cuerpo tiene sus particularidades y que al mismo tiempo es delicada, por lo que deben usarse exfoliantes destinados a esta área de la cara y según el tipo de piel.

Contornos de ojos y labios: no debe exfoliarse estas áreas de la cara. “Recomiendo más bien hidratarlas todos los días por la mañana, porque son áreas muy delgadas y delicadas, así que más bien requieren de un cuidado especial”, añade Prato.

Cuerpo en general: en este caso, se recomienda que el cuerpo pase primero por una sesión de vapor, la aplicación de miel para hidratar y que luego se proceda con la exfoliación.

Manos: la piel de esta zona tiende a ser más delicada de otras zonas del cuerpo. “Por eso, recomiendo que en esta área se aplique el mismo exfoliante que se usa para la cara”, señala la cosmetóloga.

Codos, rodillas y pies: son zonas de alta exigencia cotidiana y su superficie es engrosada por mayor cantidad de queratina, por lo que se recomiendan cremas que contengan queratolíticos como la úrea y el ácido láctico. “Particularmente, recomiendo una crema elaborada a base de semilla de durazno que permite suavizar las áreas que así lo requieren”, asegura la cosmetóloga.

NOTA: Es recomendable exfoliar la piel una vez al mes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí