InicioBienestarCegadora pantalla

Cegadora pantalla

El picor, enrojecimiento y sequedad de los ojos son algunos de los síntomas relacionados con el Síndrome Visual Informático o SVI, que la Academia Americana de Optometría define como el conjunto de signos y síntomas oculares y visuales relacionados con el uso excesivo del ordenador en condiciones ambientales adversas.

Pasar muchas horas ante una pantalla puede provocar muchas molestias, generalmente temporales y las más frecuentes son fatiga visual, sequedad, picor, visión borrosa, enrojecimiento, lagrimeo o visión doble. Se estima que este problema lo sufre hasta el 70 % de la población que suele pasar varias horas frente a estos aparatos, a la vez que uno de cada siete pacientes que acuden a una revisión visual presenta síntomas primarios relacionados con el uso de la computadora.

La mayoría de la población está frente a una pantalla más tiempo del recomendable, que serían unas dos horas al día, muy lejos de las 10 horas y media que pasan los menores de 30 años; de las 9,3 de personas entre 31 y 45 años; de las 8,3 en adultos de 46 a 60 años; e incluso de las 3,8 en personas mayores de 60. “Las pantallas obligan a que nuestros ojos hagan un esfuerzo constante en unas condiciones extremas que, en muchos casos, se traducen en una sobrecarga fruto de las horas que pasamos frente a ellas, más de las recomendadas”, explica el oftalmólogo Alfonso Bielsa.

Por otra parte, “con tantas pantallas en nuestra vida, el uso de la visión de cerca ha aumentado de forma exponencial, y es fundamental que sea eficiente”, comenta Bielsa. Para el especialista, “mirar a una distancia muy corta provoca un esfuerzo superior de enfoque al empleado en la visión de lejos. En los móviles y las tabletas el factor de la distancia es primordial, porque el tamaño de la pantalla y de la letra es más pequeño, y ello nos induce a acercarnos aún más”.

Mirar una pantalla también supone poner la vista en una fuente de luz muy fuerte, no natural, de forma directa y, por otra parte, estos dispositivos emiten una luz led azul que, a largo plazo, puede provocar daños en las células de la retina, que no se regeneran -sostiene el especialista consultado.

VISIÓN MINIMIZADA

Los reflejos en la pantalla dificultan la visualización de textos e imágenes y pueden provocar estrés visual y, cuando pasamos muchas horas ante una pantalla, el parpadeo disminuye y la secreción lagrimal se reduce en más de un 50 %.

MEDIDAS BÁSICAS

1.- Aplique la regla del 20-20-20. Según Bielsa, consiste en apartar la mirada durante 20 segundos cada 20 minutos enfocando a una distancia de 6 metros. “El esfuerzo requerido por el sistema visual delante de las pantallas es considerable: tanto el sistema de acomodación (enfoque a distancia próxima), como la convergencia ocular (coordinación de ambos ojos en distancia próximas) trabajan en exceso. Por eso es conveniente descansar la visión aplicando la regla 20/20/20, relajando así los ojos”, explica.

2.- Utilice una iluminación adecuada. Hay que “evitar o reducir en lo posible los reflejos en la pantalla, especialmente de luces superiores o ventanas, para lo cual podemos emplear un filtro antirreflector o modificar la situación de la pantalla y su inclinación. No nos olvidemos de focos de luz, lámparas, ventanas que pueden producir reflejos”, según Bielsa. Para este experto, la iluminación ambiente de fondo es imprescindible, ya que visualizar pantallas a oscuras, sin ningún tipo de luz ambiental, puede generar fatiga y molestias oculares. En cambio, el contraste en la pantalla tiene que ser alto para facilitar la visión.

3.- Adopte una postura correcta. Según Bielsa, la ergonomía es básica para conseguir un buen rendimiento visual y para trabajar delante de una computadora aconseja tener los pies apoyados firme y cómodamente en el suelo, y la espalda erguida utilizando la silla para apoyar totalmente el cuerpo. Y si podemos levantarnos y estirar las piernas con una cierta frecuencia durante unos minutos, mucho mejor.

4.- Corrija la posición de la pantalla. Cuanto más separada esté la pantalla de nuestros ojos, tanto mejor. Es aconsejable situarla por debajo de la altura de la vista, es decir que la parte superior del monitor debe estar a la altura de nuestros ojos. Si podemos escoger entre un ordenador de sobremesa y uno portátil, mejor elegir este último, para poder ajustar la posición, altura y situación de su pantalla en la posición que nos encontremos más cómodos. En todo caso, no acercar excesivamente los dispositivos móviles para evitar forzar el sistema visual.

PARPADEAR MÁS

Forzar el parpadeo voluntario o mantener cerrados los ojos 20 segundos de vez en cuando, para mejor el confort visual, así como evitar ambientes muy secos por la calefacción o el aire acondicionado, son opciones imprescindibles para mantener la salud visual si se está muchas horas frente a una pantalla. Ante las pantallas, el parpadeo es mucho menor, por lo que la lágrima se evapora, generando molestias e incluso una visión defectuosa, por lo que, si es necesario, hay que utilizar lágrima artificial sin conservantes. “En los ordenadores portátiles, la humectabilidad de los ojos es mejor por la posición de mirada”, añade Bielsa, que además sugiere “utilizar un recordatorio, por ejemplo, un fondo de pantalla con un ojo, para recordar que hay que parpadear”.

SEGÚN EL DISPOSITIVO

a) El PC de mesa: conviene utilizar pantallas de calidad y preferiblemente grandes, a una distancia entre 45 y 75 cm en función del tamaño y de su propia comodidad.

b) El ordenador portátil: es necesario controlar su uso, puesto que su portabilidad invita a estar muchas horas ante la pantalla.

c) El teléfono móvil: hay que acercarlo lo menos posible a los ojos, especialmente los niños y adolescentes, y no debe caer en manos de los más pequeños.

d) La tableta electrónica: hay que utilizarla, en lo posible, como sustituto del móvil, en cuanto a aplicaciones, mapas, correos, imágenes y procesadores de texto… Es más cómoda, sobre todo para trabajar y cuando se mantenga a una distancia razonable.

e) El libro electrónico: es cómodo, ofrece una imagen de calidad y sin reflejos, y es lo más similar a la lectura impresa, pero no hay que acercarlo excesivamente a los ojos. Conviene parpadear durante su uso y utilizar una buena iluminación externa, consejos válidos igualmente para la lectura en papel”.

f) La consola de videojuegos: hay que controlar el tiempo de uso y no abusar, ya que pueden generar adicción, especialmente en niños y adolescentes, y favorecer la aparición de una miopía, entre otras alteraciones de la visión”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí