InicioBienestarCorazón de chocolate

Corazón de chocolate

Buenas noticias para los amantes del chocolate, ese ingrediente protagonista del bocadillo esencial de los amantes, los bombones: la ingesta de cacao puede mejorar nuestros niveles de lípidos en sangre, es decir, los niveles de colesterol y, sobre todo, los de ‘colesterol malo’. “Igualmente, el cacao mejora la función endotelial, esto es, favorece la dilatación de los vasos sanguíneos y, en consecuencia, mejora también la presión arterial”, explica la nutricionista María Ángeles Martín, quien detalla que existe una relación directa causa-efecto entre el consumo diario de flavanoles del cacao y el mantenimiento de una normal vasodilatación dependiente del endotelio.

“Sin lugar a dudas, los elementos del cacao que mayores efectos beneficiosos ejercen en nuestra salud son los antioxidantes, conocidos como polifenoles, y en concreto un tipo de ellos, los flavanoles”, asegura la experta. Los flavanoles constituyen una de las principales fuentes de antioxidantes de la dieta, y se encuentran en mayor o menor medida en los alimentos de origen vegetal. Desde hace algunos años se ha empezado a conocer que muchos de ellos pueden actuar también como agentes antiinflamatorios, antimicrobianos, antivirales y, por lo tanto, que pueden tener efectos beneficiosos frente a numerosas enfermedades.

Sin embargo, no todos los chocolates aportan estas propiedades. “Aunque el cacao es la base principal de los chocolates y de las mezclas solubles de cacao que hay en el mercado, la mayoría de estos productos tienen una pureza relativamente escasa en cacao (menos del 40%) y, por tanto, también de los antioxidantes presentes en la materia prima original”, advierte.

La experta destaca que solo los productos con más del 60% o 70% de cacao en su composición, y aquellos cuyo análisis certifique su contenido polifenólico, presentan esos potenciales efectos beneficiosos. Y es que los estudios sobre los beneficios saludables del chocolate se basan en extractos de cacao, no en chocolate. El potencial beneficio para la salud de ciertos componentes del chocolate debe valorarse junto con el hecho de que para fabricar chocolate, el cacao se combina con azúcar y grasa.

EL PREFERIDO

A la hora de tomar chocolate, lo recomendable es elegir chocolate negro. Según estudios, ciertas bacterias presentes en el estómago fermentan el chocolate negro y crean así compuestos antiinflamatorios que son beneficiosos para el corazón. Al ser absorbidos por el organismo, estos compuestos hacen disminuir la inflamación del tejido cardiovascular, lo que, a largo plazo, reduce el riesgo de ictus.

SIN EXAGERAR

Sobre la cantidad de chocolate que es aconsejable consumir, la doctora Martín apunta que los resultados disponibles hasta el momento no permiten hacer recomendaciones más allá de un consumo moderado de caco. Es decir, aproximadamente unos 10 o 20 gramos de cacao o de chocolate negro rico en cacao al día. Además, la especialista subraya que el chocolate debe servir de complemento a otros alimentos ricos en estos polifenoles, como son las frutas, las verduras y las legumbres. Como es obvio, embutirse de chocolate no es la respuesta a todas las afecciones y, si se hace en exceso y con agregados como lácteos, nueces, etc., se puede avanzar hacia la gordura y, junto con ella, tener repercusiones negativas.

GUSTOSOS LATIDOS

Los polifenoles también inhiben la multiplicación de la lipoproteína de baja densidad (LDL, en inglés) o colesterol malo. “La ingesta de niveles apropiados de chocolate, reducen en un 37% el riesgo de enfermedades cardiovasculares, en 31% el de diabetes y en 29% el de accidentes cerebrovasculares”, sostiene Kerdel Vegas en el texto Una medicina grata al paladar: el chocolate. Lo anterior se logra, de acuerdo con el ensayo Efectos del consumo de cacao: agregación y activación plaquetaria, elaborado por el doctor Carl Keen, porque al comer pequeñas porciones diarias se promueve la vasodilatación, se elude el agrupamiento de plaquetas y, con ello, se impide la formación de coágulos sanguíneos y trombos, así como la entrada de LDL a las paredes de las arterias. También, la acción cardioprotectora se da en vista de que dentro de esos aceites predominan los triglicéridos de ácido esteárico, menos absorbibles que otras grasas y con efectos mínimos sobre la elevación del colesterol sérico.

NOTA: Se recomiendan unos 20 gramos diarios de chocolate oscuro que contenga 70% o más de cacao.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí