Cuide cada latido

El pasado 29 de septiembre celebramos el Día Mundial del Corazón, excelente pretexto para cultivar hábitos cardiosaludables, así como ser anfitrión del HDL pues, donde se halle cobijado éste benévolo huésped no hay cabida para el exceso del llamado colesterol malo o LDL. A partir de la necesidad de evitar infartos, dolencias coronarias, insuficiencias cardíacas e ictus cerebrales, los especialistas apuestan por elevar el HDL, cuya función protectora es clave. Así que más colesterol puede ser bueno para sus arterias, pero no cualquier tipo de colesterol, sino exclusivamente el llamado “HDL”, que ejerce una función beneficiosa dentro del organismo humano, al menos en lo que respecta a la circulación sanguínea. Los niveles de éste no convienen que bajen de 40 mg/dl (miligramos por decilitro), según el profesor Ernst J. Schaefer.

Aunque son elementos necesarios para la vida, cuando la cantidad de colesterol-LDL circulante es excesiva, se denomina hipercolesterolemia y se acumula en la pared de las arterias, contribuyendo a que se formen las placas de ateroma, que son las lesiones que se encuentran en la aterosclerosis.

RIESGO DE COÁGULOS

Estas placas van obstruyendo el interior de las arterias y favorecen la aparición de las enfermedades cardiovasculares. Según la localización de las arterias que se obstruyan, el paciente puede presentar una enfermedad cardiaca (angina de pecho o infarto de miocardio), una trombosis cerebral o enfermedad arterial de las extremidades inferiores. Otro tipo de lipoproteínas son las de alta densidad o HDL, encargadas de recoger el colesterol sobrante de los tejidos. El colesterol que transportan estas partículas lleva la dirección contraria o inversa a la de las LDL, es decir, desde las paredes arteriales o las células de otros tejidos, hasta el hígado, desde donde es eliminado a través de la bilis, o reciclado para otras funciones.

Las HDL elimina el exceso de colesterol del organismo, por lo que su efecto es beneficioso; de ahí que el nombre de “colesterol bueno” se utilice para referirse al colesterol transportado por las HDL. Para el doctor Schaefer, “ya se ha demostrado que controlar la presión arterial y la glucosa en sangre, dejar de fumar y reducir el colesterol total y el LDL, reduce el riesgo cardiovascular”. “La próxima frontera –explica será demostrar que incrementar el colesterol HDL en personas con valores bajos, mejora la situación de las paredes arteriales. De hecho, las mujeres tienen unos niveles más altos de HDL que los hombres, lo que las protege parcialmente de las cardiopatías”

CÓMO ELEVAR EL HDL

Los niveles del beneficioso colesterol HDL en el organismo pueden elevarse de la siguiente manera:

• Consuma fibra soluble, presente en la harina de avena, cebada, las lentejas, las coles de Bruselas, guisantes, alubias, manzanas, moras, peras, pasas, naranjas, pomelo, dátiles, higos, ciruelas, el albaricoque, el brécol, la yuca y la papa.

• Haciendo ejercicio físico, como caminar 30 minutos diarios. El corazón es un músculo que necesita ser ejercitado regularmente para garantizar un bombeo eficiente de la sangre en cada latido

• Dejando de fumar y consumiendo alcohol con moderación.

• Perdiendo peso si es necesario (el cálculo del índice de masa corporal y la medida del perímetro de la cintura, permiten establecerlo).

• Manteniendo una dieta baja en grasas animales y azúcar.

• Consuma al menos 3 raciones a la semana de salmón, sardinas, anchoas o caballa. También son buenas las nueces, semillas de soja y lino molido. Otra posibilidad es tomar el aceite de pescado y el omega 3 en cápsulas. Las grasas monoinsaturadas se encuentran sobre todo en el aceite de oliva y las aceitunas, el aceite de canola, el aguacate, las nueces, las avellanas, las almendras, y los pistachos.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com