InicioBienestarCupido sanador

Cupido sanador

Cuando una persona se enamora, en su tejido neuronal se activan circuitos relacionados con la confianza y la felicidad, a la vez que se silencian las áreas vinculadas a la tristeza y la depresión. De allí que comencemos a entender porque las flechas de Cupido nos hacen “perder la cabeza” y nos inyectan una especie de locura transitoria.

La bioquímica Natalia López-Moratalla afirma que en el enamoramiento, tras el impulso emocional del inicio, se ponen en marcha los circuitos cerebrales de la confianza para consolidar el vínculo amoroso, y se silencian específicamente las áreas que crean distancias, aquellas que se activan en estados depresivos o de tristeza.

Según estudios de la Universidad de Concordia, Canadá, el amor y el deseo sexual activan diferentes áreas de una estructura cerebral llamada cuerpo estriado. La región vinculada al deseo sexual se “enciende” habitualmente cuando percibimos cosas agradables, como el sexo o la comida, mientras que el amor activa un área implicada en un proceso de condicionamiento, merced al cual nuestra mente concede un valor determinado a las cosas relacionadas con la recompensa o con el placer.

Según López-Moratalla, la vista juega un papel importante porque ver el rostro de la persona amada provoca una serie de emociones positivas que llevan al enamorado a identificarse mental y afectivamente con el estado de ánimo del otro, así como a conocer los sentimientos e intenciones y ajustar las respuestas.

Esta vinculación entre dos personas se establece por una doble vía: atrayéndola, porque ante la persona amada se activa la vía de recompensa emocional que usa la dopamina, conocida como la hormona de la felicidad, y superando las distancias personales, al desactivarse la desconfianza, para lo que utiliza el neurotransmisor positivo en las relaciones sociales, la oxitocina, con frecuencia denominada hormona de la confianza.

Los expertos en salud cardiovascular sostienen que las emociones y la espiritualidad tienen mucho que ver con la salud de nuestro corazón, además de con su condición física. Cada pensamiento y emoción que nos recorre desata una cascada de miles de neuropéptidos y hormonas que orquestan una sinfonía de efectos positivos para el cuerpo.

LOS BENEFICIOS

• Antienvejecimiento: Uno de los beneficios de estar enamorado es que previene el envejecimiento prematuro y aumenta la sensación de vitalidad, ya que se libera la hormona de la melatonina. Por eso, cuando estamos enamorados no sólo nos vemos mejor, sino que nos ven mejor, nuestra autoestima crece.

• Desestresante: El amor hace que aumente la norepinefrina, mejor conocida como “hormona del estrés”, que afecta la atención y el estado de ánimo, provocando que estemos sensibles hacia la persona que amamos.

• Corazón sano: Mientras las personas se encuentran enamoradas, se sienten más felices, eufóricas y con mucha energía, por lo que al reducirse los niveles de estrés, mejora nuestro ritmo cardiaco y nos mantiene con buena salud.

• Mejor autoestima: Una relación amorosa puede dar la seguridad debido al apoyo y la confianza de expresar detalles personales, como preferencias, sueños, preocupaciones, momentos de orgullo, decepciones, miedos y puntos débiles. Esto aumenta tu estado de ánimo y te reconforta emocionalmente.

• Pronta recuperación: Otro importante beneficio que produce el enamoramiento a la salud es que fortalece el sistema inmunológico, lo que significa que nos puede prevenir de enfermedades y ayuda a una mejor recuperación.

• Circulación sanguínea: Cuando estamos enamorados se produce una sustancia llamada feniletilamina que provoca cambios en nuestro estado de ánimo y cambios físicos como sonreír fácilmente o sonrojarse ante la presencia de la otra persona, todo esto es posible gracias a una mayor circulación sanguínea. La liberación de norepinefrina que también mejora el ritmo cardíaco.

• Embellecedor: Al aumentar los niveles de estrógenos se embellece la piel, el cabello y las uñas.

NOTA: Dormir junto a la persona amada libera oxitocina, que favorece el bienestar y el descanso.