Dulce enemigo

Los dulces pueden seguir siendo una parte de la diversión infantil, siempre y cuando los padres y cuidadores ayuden a sus niños a practicar la moderación y una higiene oral adecuada para mantener la boca sana. El sarro, la placa bacteriana que se ha endurecido sobre los dientes; la gingivitis, infección e inflamación de las encías; y la caries, erosión o destrucción del esmalte del diente, cuyo desarrollo se ve favorecido por el consumo exagerado y descuidado de dulces, son los principales enemigos a atacar mediante las siguientes recomendaciones detalladas por el médico odontólogo José Marín Anzola:

• Los dulces que hay que evitar incluyen las ‘gominolas’, caramelos, la goma de mascar y las golosinas ácidas. Los caramelos masticables y pegajosos quedan atascados en las ranuras y grietas de los dientes, lo que dificulta que la saliva lave los restos en esa zona y eso conduce a la caries dental.

• Los caramelos ácidos tienen un alto contenido de acidez que destruye el esmalte dental, por lo que los dientes se vuelven más susceptibles a una afección.

• Las mejores alternativas incluyen el chocolate con leche y los paquetes de tamaño pequeño de ‘pretzels’ o galletas saladas, que son menos pegajosos y no tienen una elevada acidez.

• Las opciones ideales para tomar un dulce incluyen los chicles sin azúcar con xilitol y el chocolate negro.Los primeros, según indican, promueven el crecimiento de las bacterias protectoras de los dientes y no ácidas, que pueden impedir que proliferen otras bacterias nocivas y se forme la placa de sarro.El segundo contiene antioxidantes que pueden inhibir la adherencia de las bacterias a los dientes, prevenir las infecciones en las encías y luchar contra la caries dental, según esta entidad.

NOTA: Los dulces más duros pueden fracturar los delicados dientes de los niños y dañar los empastes, además de provocar desajustes y roturas de los aparatos de ortodoncia.“Las golosinas más pegajosas y los dulces blandos también crean muchos problemas de inflamación de encías, especialmente a los niños que llevan aparatos de ortodoncia, puesto que la higiene en estos casos ha de extremarse”, añade Anzola.

Enlaces patrocinados