InicioBienestarKilos bajo control en Navidad

Kilos bajo control en Navidad

Aumentar de talla durante las vacaciones decembrinas es la historia que se repite año tras año. ¿Por qué disfrutar de las delicias gastronómicas de la Navidad tiene que ser sinónimo de kilos de más? Casi siempre, en el mes de diciembre, la mayoría de las personas experimenta un desequilibrio en su proceso alimenticio. Regularmente, ingerimos calorías y las gastamos cotidianamente. Eso es lo que nos permite tener un balance. No obstante, por estos días se acrecienta el consumo de las calorías por el tipo de platos que se sirven para la época, esto unido a que durante los días de fin de año, se asume cierto reposo al no cumplirse con la rutina diaria. A eso se suma la falta de actividad física adicional que debería realizarse, como ir al gimnasio; en definitiva, no se queman las calorías que se consumen. Para contrarrestar los efectos, ofrecemos una serie de recomendaciones.

Generalmente, las mujeres tienden a acumular más grasa en las caderas y los hombres en el tronco: los efectos internos, que pueden ser más significativos, los detectamos después, cuando comenzamos a subir las escaleras o corremos un poco y nos cansamos. es importante no tomar este aumento de peso a la ligera ni permitir que se salga de control. Una manera de contrarrestar esto es la actividad física regular. Más aún en Navidad.

A EJERCITARSE

Para aquellos que ya se ejercitan y están en forma, pues mantenerse activos es una manera de no perder lo logrado durante el año. Al mismo tiempo, se puede usar un metabolismo que ya está acelerado para poder disfrutar de todas las cosas buenas de estas fechas. Sumado a eso, se puede aprovechar el tiempo libre de diciembre para dedicarse a hacer nuevas actividades que permitan romper con la rutina que regularmente se sigue y así, variar y activar la motivación. De pronto, practicar deportes en familia o participar en una patinata.

NIVELES DE INTENSIDAD

En el caso de aquellos que nunca han hecho ejercicio, estas fechas son un buen momento para comenzar. Cuando se da inicio a una rutina de actividad física, siempre se experimentan ciertas dolencias y contracciones musculares que pueden generar un rechazo por coincidir con otras actividades cotidianas. Por eso, es buena idea empezar en un momento en el que el cuerpo puede adaptarse.

Se ha comprobado que hacer ejercicio eleva las endorfinas y contribuye potencialmente al bienestar del organismo.

Es importante diferenciar el consumo de carbohidratos del consumo de grasas. Los carbohidratos son las harinas, los dulces y también las bebidas alcohólicas. Estos generan una energía explosiva que se obtiene inmediatamente. Si no la gastamos, vamos a acumularla como grasa. La gente piensa que cuando tiene grasa en el cuerpo es porque comió muchos alimentos que la contienen. Pero no. Al comer carbohidratos, también los acumulamos como grasa.

NOTA: Integra el ejercicio a las actividades planificadas durante la temporada decembrina