La comida más sana la hace mi mamá

No cabe duda que los hijos cuyos menús son preparados por sus madres están mejor alimentados, acá unas ideas sanas y sencillas para invitar a comer a esos difíciles comensales.

“Madre hay una sola” dice el refrán. …Y formas de alimentar al niño hay muchas, dice la realidad. Sin embargo, cuando es la mamá quien se encarga de elegir y preparar los platos de los hijos, en general los resultados son beneficios para la salud y el peso corporal.

Estudios han confirmado que existe una asociación significativa y directa entre el estado nutricional de los niños y quien les prepara la comida. Así, los hijos cuyos menús son preparados por sus madres suelen estar mejor alimentados y sufrir menos obesidad, en tanto que su estado nutricional tiende a empeorar cuando una persona diferente a la madre se encarga de preparar el menú familiar.

La cuestión de quién elabora la comida a diario es muy importante, según los autores del estudio, y en la actualidad continúa siendo la madre la figura familiar que mejor conoce las necesidades alimentarias de sus hijos y la mejor preparada, en términos de conocimientos alimentarios, para la elaboración y el mantenimiento de una óptima alimentación familiar.

La relación del niño con  su madre, y hacia la comida están unidos uno con el otro desde el principio -explica la psicóloga Carmen Rojas-. La gratificación está mucho más relacionada con el objeto (el padre y/o la madre) que da el alimento que con la alimentación en sí misma, pues ese objeto les proporciona el sentimiento de seguridad.

De acuerdo a Rojas, lo que comemos, cómo lo comemos y cuándo tiene mucha importancia. Todo el ambiente y la preparación para esta reunión familiar a través de la alimentación, así como la actitud que se mantiene durante ese encuentro, nos proporcionarán las bases para crear el especial vínculo que nos trae la ceremonia de la comida. De allí que preparamos estás sencillas y deliciosas recetas para facilitarle la vida  a mamá.

MENÚ ASESORADO

“Construir unos buenos hábitos alimentarios, con paciencia y mostrando una actitud saludable y positiva hacia la comida es el factor inicial y más importante. Estos hábitos debemos transmitirlos no sólo cuando estamos comiendo, sino desde que escogemos y compramos los alimentos en el supermercado, en la cocina preparando la comida, en la propia mesa…”, aconseja la psicóloga Carmen Rojas.

Para prevenir el sobrepeso infantil es aconsejable ofrecer a los niños a partir de los 20 meses de edad una variedad de pequeñas porciones de distintos alimentos para que ellos mismos elijan lo qué quieren comer. Dar a los pequeños libertad de elección tiene “un impacto positivo en la formación de hábitos saludables de nutrición” y les “protege de una futura obesidad o sobrepeso”, comenta Rojas.

Los expertos han encontrado que los niños que se alimentan solos suelen comer más carbohidratos que los alimentados con papillas, cuyos alimentos favoritos son los dulces. Los resultados sugieren que los infantes que se destetan para alimentarse con sus propias elecciones aprenden a regular su consumo de alimentos, lo que les lleva a un menor índice de masa corporal (IMC) y a preferir los alimentos sanos, como los hidratos de carbono.

REQUISITOS Y HÁBITOS

•  La dieta infantil debe ser completa e incluirlos tres alimentos principales del día: desayuno, comida y cena, alimentos de los tres grupos:

1) Cereales y tubérculos que proporcionan la energía para poder realizar las actividades físicas, mentales, intelectuales y sociales diarias.

2) Leguminosas y alimentos de origen animal que proporcionan proteínas para poder crecer y reparar los tejidos del cuerpo.

3) Agua, para ayudar a que todos los procesos del cuerpo se realicen adecuadamente y porque ella forma parte de nuestro cuerpo en forma importante.

• Los alimentos naturales obviamente tienen mayor cantidad y calidad en sus nutrimentos, por lo que la comida chatarra, no debe ocupar el primer lugar de consumo, aunque facilite las tareas de quienes preparan la comida.

• En nuestra cultura, se exagera del consumo de carne y se dejan a un lado los cereales, verduras y frutas, favoreciendo así la obesidad y muchos problemas por la falta de vitaminas y minerales.

•  Para prevenir enfermedades infecciosas se debe cuidar mucho la calidad, frescura y forma de preparación de los alimentos. El lavado de manos antes de prepararlos y comerlos es un hábito que debe fomentarse en los niños desde muy pequeñitos.

• La dieta infantil debe cubrir las necesidades de nutrimentos, más que dispuesta para comer mucho. Cada persona tiene capacidad diferente para comer y no se debe imponer la misma cantidad a todos, esto en lugar de beneficiar, ocasiona muchos problemas en las comidas familiares.

•  Es importante que los niños aprendan a comer de todo y si hay algo que no les gusta, tratar de no darlo y buscar un alimento sustituto de los nutrimentos que contiene. Lo importante son los nutrientes, no el tipo de alimento en especial.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>