InicioBienestarPapá desde las hormonas

Papá desde las hormonas

Las secreciones de las glándulas endocrinas no sólo modifican el funcionamiento biológico de las mujeres cuando son madres, sino que también pueden alterar a los hombres en momentos inesperados como el de la paternidad. Entonces se elevan sus niveles de oxitocina y de prolactina, facilitándoles las relaciones afectivas.

“Tiene las hormonas alteradas”. Esta frase, a menudo cargada de connotaciones machistas y de incomprensión, y detrás de la cual se esconde la proverbial incapacidad masculina de entender el universo femenino, no puede aplicarse exclusivamente a la mujer como sucede hasta ahora. Es un prejuicio conlos días contados.

Ni siquiera cuando están en una de las etapas más plenas de la existencia femenina, es decir, en el transcurso del embarazo, después de dar a luz y durante la lactancia, pueden las mujeres librarse de las alusiones a sus alteraciones hormonales, utilizadas los hombres para “explicar” algunas de sus conductas. Pero ahora se ha descubierto que cuando llegan los hijos al seno de una pareja, las hormonas no sólo revolucionan el organismo de la madre, sino también el del padre, aunque no haya llevado en su vientre al recién nacido.

Cambios en los estados de ánimo, que pueden oscilar entre la tristeza, la apatía y la euforia. Alteraciones en el sueño y los hábitos alimenticios. Aumento del peso, retención de líquidos y vaivenes en la temperatura y sudoración corporal. “Son algunos de los síntomas más habituales, caracterizados sobre todo por las fluctuaciones de diverso grado y duración en el funcionamiento del organismo y de la mente, que sufren las mujeres durante la gestación y después del parto, debido a que sus glándulas endocrinas liberan una cascada de sustancias hormonales en su torrente sanguíneo”, explica la doctora María Esther de la Paz, medica experta en medicina naturista.

Según la doctora De la Paz, durante la gestación y la etapa inmediatamente posterior, la mujer también sufre oscilaciones en los ritmos biológicos y funciones fisiológicas, como la digestión y la actividad intestinal, debido a sus fluctuaciones hormonales.

ABRAZO DE ESTRENO

Cuando los padres tienen a su pequeño en brazos aumenta en su organismo la producción de oxitocina y prolactina, las cuales actúan sobre la amígdala cerebral, relacionada con las emociones, y contribuyen a establecer las relaciones afectivas, lo cual influye en sus sentimientos y pensamientos respecto del bebé.Según la neuróloga Ruth Feldman, muchos padres se muestran desinteresados en la paternidad hasta que tienen al bebé en sus brazos y sufren un cambio en los sentimientos, una inesperada tempestad emocional.El aumento de la oxitocina, cuando los padres y madres viven el primer nacimiento es incluso superior, aunque ambos progenitores reaccionan de modo diferente frente a estos impulsos hormonales: las madres desarrollan un mayor sentido de la protección, en tanto que los varones se muestran más predispuestos a jugar con el nuevo hijo. Es probable que a medida que aumenta el tiempo que los padres pasan con su hijo y progresa la capacidad del niño para interactuar con ellos, la prolactina y la oxitocina aumenten en la mujer y el hombre para dar respuesta a las necesidades del recién venido al mundo.

ELLOS TAMBIÉN SE DEPRIMEN

Aunque en menor medida que a las madres, a algunos padres, aproximadamente uno de cada diez, les sobreviene la depresión después de la llegada de un nuevo hijo al mundo. Este cuadro depresivo, que parece más natural en la madre, sometida al importante desgaste y esfuerzo orgánico y fluctuación emocional y hormonal que supone gestar y dar a luz a un bebé, parece menos justificada en el padre, pero también le afecta a él con frecuencia, como demuestra un reciente estudiode la Escuela de Medicina de Virginia Oriental, en Norfolk, Virginia (EE.UU.). “La tasa global de DPP en los padres ha sido del 10,4%, el doble de lo que ocurre en la población general masculina, cuya tasa normal de depresión es algo inferior al 5% “, según el psicólogo clínico James Paulson, autor principal del referido trabajo. Por otra parte, los porcentajes de depresión en los hombres son más altos (cerca del 25%) cuando el bebé tiene entre 3 y 6 meses de edad. Algunos de los signos de depresión paterna postparto son: estado de ánimo triste o deprimido, pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban, fatiga, problemas para dormir, pérdida del apetito, sentimientos de desesperanza e irritabilidad. Si un padre reconoce que sufre de estos signos, se aconseja buscar los servicios de un profesional de la salud debido a quela depresión paterna, materna o de ambos padres, expone al bebé a un riesgo mayor de desarrollar problemas emocionales, conductuales y de desarrollo más adelante.

ADIÓS A LOS MIEDOS

Así como las madres sufren de cambios hormonales y presentan ansiedad referente a su nuevo estado, los hombres no son la excepción, ellos también pueden ser susceptibles a esta nueva situación experimentando síntomas de embarazo, ansiedad, etc. Que en algunos casos pueden necesitar de ayuda psicológica. De acuerdo a la psicóloga Marianna Rivas, las principales causas de este estado en los nuevos padres son problemas o miedos que tienen:

  • Sentirse menos querido por su pareja

Durante el embarazo la mujer presenta sentimientos de vulnerabilidad y estados de ánimo variables, lo cual genera inseguridad en el hombre referente a su relación de pareja que ve cambiada, como si se tratara de otra persona en muchos casos. Por tal motivo siente miedo que este cambio sea permanente y no lo pueda sobrellevar por el resto de su vida.
Los hombre no deben agobiarse por estas dudas, este cambio en la mujer se debe a cambios hormonales generados por el embarazo, por lo que será algo pasajero y luego del parto todo volverá a la normalidad.

  • Mi esposa cree que no la entiendo

La mujer embarazada se caracteriza por su excesiva sensibilidad, es lógico que te sientas agobiado por sus repetitivas charlas acerca de sus temores, preocupaciones y miedos, sobretodo luego de un día de arduo trabajo, pero es sólo una etapa.

  • Sentimiento de exclusión

En este momento la atención de amigos y familiares está centrada en la madre y el bebé, inclusive tu pareja centrará su atención en el nuevo bebé. El futuro papá debe tener presente que el bebé del que todos están pendientes también es suyo, y que en vez de competir con el bebé debe formar parte de toda la comitiva de atención para el bebé, si bien la gestación la lleva la mujer, el papá es muy importante para que la salud emotiva, de la madre y por ende del bebé, sea buena.

  • Temor a presenciar el parto

Lo mejor para poder superar el temor es informándose acerca del tema, leer libros, ver videos, visitar anticipadamente la sala de partos pueden lograr menguar el temor, pero si no lo consigue no debe estar presente en el parto, en este momento la mujer necesita el apoyo de su pareja y no un manojo de nervios.

  • Mi vida cambiará

La vida no será la misma de antes, al nacer el bebé nacerá también una responsabilidad, la vida social cambiará, el ambiente familiar, los momentos de privacidad, las finanzas, etc., pero a cambio recibirás nuevas experiencias que estarás dispuesto a dejar la vida de matrimonio sin hijos, por la de una familia, con todos sus problemas y satisfacciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí