InicioBienestarPequeños Pasos, Grandes Avances

Pequeños Pasos, Grandes Avances

Estrategias para la pérdida de peso

Para perder el exceso de peso acumulado y no volver a recuperarlo, no sólo importa lo que se ingiere, cuántas calorías contiene y la cuantía de lo que se come. Para el éxito del régimen también es importante vigilar el tamaño de las raciones que nos llevamos a la boca.

¿Algunas veces has comido en cinco minutos, incluso en los días festivos o fines de semana, en que dispones de más tiempo y tranquilidad para alimentarte, o has devorado los platos que te ponen sobre la mesa sin saber siquiera lo que has comido? Conviene corregir ese hábito, porque además de privarte del placer de paladear los alimentos, comer de forma inadecuada comporta a largo plazo trastornos digestivos y una ingesta calórica mayor que la deseable.

“Una de la normas de toda dieta equilibrada consisten en comer de forma adecuada, es decir sentados, despacio, masticando bien y saboreando bien los alimentos”, indica la nutricionista Josefina Valbuena, quien sugiere ingerir trozos de comida de un tamaño razonable y desmenuzarse apropiadamente, “en lugar de tragar las comidas sin que apenas tengan contacto con nuestra dentadura y papilas gustativas”.

“Hemos de procurar comer con regularidad y tranquilidad, sin tensiones y con el tiempo suficiente; las famosas comidas de negocios rara vez proporcionan una buena digestión, sino más bien un montón de gases y cierto ardor”, dice la nutricionista Magda Carlas, autora del libro Caprichos sanos: 50 placeres que puedes permitirte sin sentirte culpable.

“Hay que pensar que el tiempo que inviertes en comer supone una buena inversión para su salud”, señala Carlas, quien agrega que, “aunque parezca un tanto aburrido, la regularidad es una de las cualidades que más agradece nuestro organismo”.

La nutricionista recomienda que “las comidas del día se realicen siempre a la misma hora y que, de ser posible, la cena no se tome demasiado tarde. Cierto orden en los horarios favorecerá, entre otras cosas, un comportamiento alimentario adecuado y una buena digestión”.

POCO A POCO

Algunos regímenes para perder peso sugieren que masticar bocados más pequeños y saborearlos mejor ayuda a comer menos. Una treta que proponen algunas dietas, basada en el control de la cantidad de comida que se ingiere y destinada a hacer más llevadero el régimen de adelgazamiento, consiste en servir la comida en platos de postre para que las raciones, más pequeñas de lo habitual, no parezcan tan reducidas. De esa forma, al “engañar la vista”, ya no se tiende seguir comiendo más.

Un estudio de la Universidad canadiense de Calgary ha demostrado la eficacia de una medida de este tipo, al comprobar que el uso de platos y tazones con marcas que indican las raciones adecuadas de alimento, llevaron a una pérdida de peso del 5% y redujeron la necesidad de medicamentos y el riesgo cardiovascular, en las personas obesas con diabetes tipo 2.

Los pacientes que usaron los platos y cuencos compartimentados para albergar la cantidad apropiada de comida, adelgazaron, metabolizar mejor la glucosa y redujeron su riesgo cardiovascular. A los seis meses, muchos de ellos incluso pudieron reducir la dosis de medicamentos antidiabéticos que venían recibiendo habitualmente.

DISFRUTA DEL SABOR
En un ensayo con personas que tomaron natillas de chocolate, un plato que les gustaba, un equipo dirigido por el investigador Cees de Graaf, de la Universidad de Wageningen, en Holanda, ha comprobado que aquellos individuos que las mantenían en la boca por más tiempo satisfacían más a sus sentidos y por ello tendían a comer menos cantidad de este postre. Otros estudios previos habían demostrado que los bocados más pequeños hacen las comidas más lentas, pero no modificaban la alimentación. Ahora, acaba de comprobarse, que se disfruta más de su sabor y se reduce el consumo, al acelerar la sensación de saciedad. La idea es exponer los sentidos a la comida durante un lapso mayor, dejándola en la boca por más tiempo, para acelerar la sensación de saciedad y, por lo tanto, ingerir porciones más pequeñas.

RACIONES EN CINTURA

No hay alimentos que tengan por sí mismos efectos adelgazantes o que ayuden a “quemar” o “disolver” grasas. Se tendría que hablar de alimentos idóneos para dietas que por su bajo nivel de calorías y otras propiedades permiten la pérdida de peso. Grande Covián solía decir que aquellos alimentos que adelgazan son los que se quedan en el plato; no obstante, hay alimentos que tradicionalmente han venido unidos a las dietas de adelgazamiento con buenos resultados, no tanto por su efecto “antiadelgazante” sino por su contribución a mantenernos bien mientras hacemos el esfuerzo de seguir una dieta específica, favorecer la eliminación de toxinas a través de una más fácil acción de eliminación de los desechos que nuestro cuerpo no necesita.

• Espárragos: Son ricos en vitamina K, ácido fólico, vitamina B, vitamina C, vitamina A, fibra dietética, manganeso, cobre, fósforo, potasio y proteínas. Son una fuente de potasio y muy baja en sodio. Un aminoácido activo en los espárragos, la asparagina, hace que éstos tengan un efecto diurético.

• Col china: Tiene un 95% de agua, entrega elevados niveles de potasio y es una excelente fuente de vitamina A que protege la visión, dientes y huesos.
• Pimientos: Es un vegetal que posee una escasa cantidad de calorías, pero tiene una buena cantidad de carbohidratos.

• Calabaza: Por su baja concentración de calorías y grasas es recomendado para dietas, ya que elimina la retención de líquido y regula el azúcar de la sangre.

NOTA: El tiempo dado para comer es una buena inversión para su salud

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí