Presbicia

Si nota algún cambio en su visión, debería visitar a un oftalmólogo

¿Ha perdido la capacidad de enfocar de cerca?, ¿las letras se presentan borrosas y difuminadas?, ¿cada vez es más difícil enhebrar esa aguja para coser?, ¿ronda los 40 años de edad? Entonces no hay duda, la presbicia ha llegado, los brazos no tienen extensiones y ya el llevar y traer el periódico o el libro más allá para enfocar no será suficiente, hay que tomar cartas en el asunto.

En la presbicia, el lente natural del ojo, el cristalino, se vuelve más grueso y pierde su flexibilidad, disminuyendo así su capacidad de adaptación para enfocar con nitidez los objetos cercanos. El ojo no es capaz de enfocar la luz directamente sobre la retina debido a este endurecimiento. El envejecimiento también afecta las fibras musculares alrededor del cristalino. Esto dificulta que el ojo enfoque en los objetos cercanos. Un cristalino ineficaz hace que la luz se enfoque detrás de la retina y esto causa que empeore la visión de cerca.

Como síntomas principales están los defectos visuales cercanos, los dolores de cabeza, fatiga visual y tensión en los ojos. Su presencia se detecta durante un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas. Si nota algún cambio en su visión, debería visitar a un oftalmólogo. Lo más recomendable es hacerse un examen completo y especializado anual después de los 40 años para buscar condiciones visuales relacionadas con la edad.

ALERTA A LOS SÍNTOMAS

• Dificultad para leer letras pequeñas.

• Tener que sostener lo que lee a tanta distancia como el largo del brazo.

• Problemas para ver los objetos cercanos.

• Dolores de cabeza.

• Fatiga visual.

Deja un comentario