InicioBienestarToma tomate

Toma tomate

El tomate es considerado tanto una fruta como una hortaliza, y forma parte integrante de la cocina en todo el mundo, especialmente en la región del Mediterráneo. Su consumo diario proporciona un gran impulso a la salud además de mejorar el sabor de los alimentos en la cocina. Es una rica fuente de vitaminas y minerales, y ejerce un efecto protector contra las enfermedades cardiovasculares. También mejora la salud de los ojos y previene la hipertensión y las infecciones del tracto urinario.

Como fuente abundante de antioxidantes, el tomate contiene gran cantidad de licopeno, un antioxidante muy eficaz contra los problemas del cáncer que causan los radicales libres. Este beneficio se puede obtener incluso de productos de tomate procesados, con calor, incluyendo la salsa de tomate. También, el licopeno en el tomate previene la oxidación de lípidos séricos, ejerciendo así un efecto protector contra las enfermedades cardiovasculares. Según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, cada vez hay más gente que tiene enfermedades cardiovasculares por la mala alimentación que llevamos día a día, “para evitar este tipo de enfermedades es importante comer tomates ya que es otra de las propiedades del tomate que nos ayuda a tener una excelente salud”, apunta el cardiólogo José Sánchez Calatrava, quien añade que otro de sus beneficios es la reducción del Síndrome de degeneración macular. “Esta enfermedad afecta la visión central que se necesita cuando hay que hacer actividades directamente de frente como la lectura, conducir, etcétera”, señala.

 PROPIEDAD ANTITABACO

Otro de los beneficios del tomate es su capacidad para contrarrestar el efecto del tabaco. Los dos componentes principales de los tomates, el ácido cumárico y el ácido clorogénico, son esenciales en la lucha contra las nitrosaminas que se producen en el cuerpo al fumar y que son los principales agentes cancerígenos en el humo del cigarrillo.

 NUMEROSOS BENEFICIOS

 Mantiene el intestino sano: El tomate mantiene el sistema digestivo saludable y previene contra el estreñimiento y la diarrea. También previene la ictericia y elimina eficazmente las toxinas del cuerpo.

Reduce la hipertensión: El consumo diario de tomate reduce el riesgo de desarrollar hipertensión.

Alivia la diabetes: Estudios realizados muestran que el consumo diario de tomate reduce el estrés oxidativo en la diabetes tipo 2.

Previene las infecciones del tracto urinario así como el cáncer de vejiga.

Previene los cálculos biliares.

• Fortalece el sistema inmune.

Por su efecto diurético, el tomate ayuda a expulsar toxinas que el cuerpo no necesita y evitar que te sientas mal, se ha comprobado que la gente que consume mayor cantidades de tomate tiene una mejor salud.

Una de las propiedades del tomate es que calma la comezón provocada por los insectos y ayuda a evitar lastimarte la piel por la urticaria que en ocasiones nos da.

 COMPRAR Y COCINAR

Crudo, frito, cocido, en salsa, en jugo o en un gazpacho, el tomate es un alimento nutritivo, refrescante y accesible. Sin embargo, el beneficio de esta sencilla hortaliza en la salud puede ser muy superior a cualquier fármaco, producto de costosas y complejas investigaciones, que el hombre haya inventado. Y es que, hasta la fecha, ningún medicamento ha conseguido tener tantas propiedades terapéuticas como ha revelado poseer el tomate. Redondo, pera, cereza o ‘cherry’, en rama, entre otros, pero, a grandes rasgos, todas estas variedades comparten las mismas propiedades nutritivas: son una fuente de potasio, fósforo y magnesio.

Los amantes de las pizzas, el kétchup y los platos regados con abundante salsa de tomate están de enhorabuena: cocinar y procesar los tomates no reduce las propiedades saludables del licopeno. Investigaciones recientes confirman que el organismo absorbe mucho mejor el licopeno del tomate si se consume procesado o cocinado en aceite –frito, asado y en salsa– que al natural o en jugo.

A la hora de comprar tomates nos decantamos por los más frescos, con la piel lisa y sin manchas, suaves al tacto y que no están ni blandos ni abollados. Conviene elegirlos ni muy verdes ni demasiado rojizos, ya que los tomates siguen madurando durante su almacenamiento. Un truco para que los tomates maduros nos duren más consiste en colocarlos boca abajo y separados unos de otros.

Si se van a consumir crudos se deben lavar con abundante agua y unas gotitas de lejía para eliminar los posibles gérmenes. En la nevera pueden conservarse en buen estado de 6 a 8 días si se guardan enteros y un máximo de 2 días en zumo o triturado. Durante el tiempo de conservación, el tomate mantiene la mayor parte de las vitaminas gracias a su piel y a su nivel de acidez.

DATOS NUTRITIVOS

1 tomate mediano (148 g) contiene

Calorías.35

Calorías de grasa 10

Total grasa 1g 2%

Grasa saturada 0g 0%

Colesterol 0mg 0%

Sodio 5mg 0%

Calcio 0%

Total carbohidratos 7g 2%

Fibra 1g 4%

Azúcar 4g

Proteína 1g

Vitamina A 15%

Vitamina C 35%

Hierro 2%

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí