InicioChévere Reportajes100 años del natalicio de Musiú Lacavalerie

100 años del natalicio de Musiú Lacavalerie

En televisión condujo "A gozar muchachos" y "El batazo de la suerte"

Si, después de 38 años, Tiburones de La Guaira alcanza el título en la presente temporada de béisbol, sería una forma muy especial de celebrar el centenario del natalicio de Musiú Lacavalerie, quien fue el creador del circuito alegre del equipo costeño y su voz oficial en victorias y derrotas de antaño. Al momento de redactar estas líneas, los escualos sumaban dos triunfos frente a Cardenales de Lara.

Si el desenlace favorece al conjunto crepuscular, igualmente sobran motivos para recordar a uno de los locutores más carismáticos de la escena criolla, quien dejó huella en la radio y en la televisión, después de cambiar las aulas universitarias por los estudios de transmisión.

Y es que Musiú Lacavalerie tuvo una presencia permanente en los medios audiovisuales como narrador deportivo, como animador de programas de concurso y como “vendedor” de un sinfín de productos, gracias a la respuesta que daba el público a sus anuncios publicitarios. Esa afinidad avaló una trayectoria de más de cinco décadas que lo sembró en la memoria colectiva.

Cambio de rumbo

Los apellidos franceses de sus padres Marco Antonio De Lacavalerie y Cecilia Moreau le valieron el apelativo, con el que pasaría a la posteridad, el chiquillo que, al nacer, recibió el mismo nombre de su progenitor, el 31 de enero de 1924, en Caracas.

Luego de culminar su formación básica en el Colegio San Ignacio de Loyola, logró un cupo en la Universidad Nacional de Chile, para estudiar Ingeniería eléctrica. Viajó en 1939 y dos años más tarde debutó frente a los micrófonos de Radio Cervantes, con el programa Gran Colombia, al lado de Juan “King” Rodríguez.

Regresó a Venezuela en 1946, siendo el primer locutor criollo con carnet internacional. Comenzó a trabajar con el mítico Pancho Pepe Cróquer en La cabalgata deportiva Gillette, programa originado en Estados Unidos que transmitía juegos de béisbol y peleas de boxeo, para 140 emisoras del mundo. Tras la muerte de Cróquer, ocurrida en 1955, se convirtió en la figura principal del espacio, junto a Buck Canel y Felo Ramírez.

En RCTV tuvo la responsabilidad de conducir distintos espacios hasta que la sacó de jonrón con A gozar muchachos, que contaba con música en vivo, a cargo de la orquesta Billo’s Caracas Boys.

Tiempo después, presentó El batazo de la suerte que se mantuvo más de 20 años al aire en Venevisión y, durante su etapa final, en Venezolana de Televisión.

También integró las nóminas de Radio Continente, Ondas Populares, Radio Tiempo y Radio Rumbos. En diciembre de 1992, anunció su retiro. Un cáncer hepático puso fin a su vida, el 23 de noviembre de 1995.

En la calle

Mucha de la popularidad de Musiú Lacavalerie respondió a la jovialidad y a la espontaneidad que marcaron su estilo, permitiéndole acuñar expresiones como: ¡Epa, mi pueblo!, ¡Vengan pa’ que lo vean!, Ese no va pa’l baile, Se luce cuando hay visita, Otro más de la familia, Esto es lo tuyo mi pueblo y el eslogan publicitario “Distancia y categoría” que trascendió a la marca de trajes Montecristo y heredó Gilberto Correa. En 1960, recibió el prestigioso Premio Ondas. Junto a Irene Mazzeo La Cretta formó el hogar en el que nacieron Marco Antonio “Musiuíto”, Rafael Antonio “Papaleco” y Marco Vinicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí