InicioChévere ReportajesCésar Bolívar se cansó de hacer historia

César Bolívar se cansó de hacer historia

Durante 60 años, fue camarógrafo, director, productor, guionista y hasta actor

El mundo del cine venezolano todavía estaba enjugándose las lágrimas, por la desaparición física de la mítica Margot Benacerraf, cuando, dos días después, otra pérdida ocupó los espacios noticiosos. El actor César Román utilizó las redes sociales para informar sobre el fallecimiento de su padre, César Bolívar.

Germinaron mensajes de pesar, solidaridad, cariño, admiración y respeto hacia un hombre que supo diversificar su actividad artística en cine, televisión y teatro, sin encasillarse en una sola faceta. Fue camarógrafo, director de fotografía, guionista, productor, director, actor, gerente y docente, encontrando tiempo, además, para escribir artículos de prensa.

Tal versatilidad, demostrada en una trayectoria de 60 años, asocia el nombre de César Bolívar a distintas referencias históricas del mundo del entretenimiento criollo. En la gran pantalla, “Domingo de resurrección” y “Homicidio culposo” son, tal vez, los títulos más importantes en su rol como cineasta.

En la pequeña, las menciones se multiplican. “Sangre azul”, “Estefanía” (primera telenovela transmitida a color), “Natalia de 8 a 9”, “Elizabeth”, “Goméz”, “Gómez II”, “María María”, “Emperatriz”, “Cosita rica” y “Ciudad Bendita” resultan magníficos botones para mostrar legado.

Pero hay más…

El currículo de César Bolívar comenzó en 1964, cuando ingresó a RCTV como asistente de cámara. Al cabo de cinco años, pasó a integrar el equipo de camarógrafos de Renny Ottolina. Compartió el trabajo con estudios de cinematografía en el Ateneo de Caracas. A esos tiempos corresponde el corto “Chévere”, reconocido con el Premio Municipal.

A principios de los 70, realizó pasantías como asistente de dirección de Abigaíl Rojas en la película “Bárbara”. Y comenzó su relación con Román Chalbaud, al ser escogido como camarógrafo de “La quema de Judas”. La dupla repitió en la icónica cinta “El pez que fuma”.

A mediados de la misma década, trabajó, codo a codo, con Eladio Lárez como camarógrafo de la primera temporada del programa de denuncias “Alerta”, que le valió una suspensión temporal a la televisora, por parte del gobierno de Luis Herrera. A destacar: fue director de fotografía de “Doña Bárbara”, la primera telenovela venezolana grabada a color (1974).

Probadas sus destrezas, fue nombrado gerente de producción por los ejecutivos de Quinta Crespo. Durante su gestión, vio luz el memorable “Ciclo Rómulo Gallegos”.

Como docente, dictó curso en la Academia Nacional de Ciencias y Artes del Cine y la Televisión, en el que obtuvieron diplomas Renato Gutiérrez, Luis Manzo y Luis Alberto Lamata. En 1982, se sumó al plantel de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela.

Un pilar

La vida del caraqueño César Agusto Bolívar Masso se extendió desde el 4 de septiembre de 1944 hasta el 31 de mayo de 2024. Se compañera sentimental fue la actriz y escritora Pilar Romero, junto a quien trabajó en E”l esposo de Anaís”, “Natalia de 8 a 9”, “Mosquita muerta”, “Chao Cristina” y “Elizabeth”. La pareja tuvo un hijo: César Román, nacido el 20 de diciembre de 1980.

En los 70, Bolívar se asoció con Román Chalbaud y Miguelángel Landa para fundar la productora Gente de cine. Y en los 80, acompañó a Hernán Pérez Belisario, José Ignacio Cabrujas y Enrique Cuscó en la cimentación de Marte TV, dirigiendo la primera telenovela de esta empresa: “María María”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí