InicioChévere Reportajes"El planeta de los simios": saca a la luz lo peor de...

“El planeta de los simios”: saca a la luz lo peor de la humanidad

La película está repleta de mensajes interesantes, alzándose como una de las mejores hasta hoy

En una era postapocalíptica, “El Planeta de los Simios” vuelve a los cines para narrar un capítulo más de su historia titulado Nuevo Reino. Concebido con años de distancia del último filme (2017), el espectador se enfrenta a una aventura que de igual forma ocurre varios años después.

La humanidad es un recuerdo casi extinto en este recorrido que presenta a un nuevo héroe tras la muerte de César, el simio que dio origen a la vuelta de tuerca en 2011. Durante casi dos horas y media, el espectador descubre una realidad histórica representada en esta era de primates.

Y es que un simio con intención de dominar el planeta y oprimir a los clanes del mundo hará todo cuanto puede para irrumpir en una bóveda llena de armas y tecnologías humana para controlar a sus pares. En sus manos estas herramientas le permitirían erigir lo que sería la potencia mundial de los simios mientras saquea, destruye y esclaviza a otras tribus de primates obligadas a servirle.

De camino en su cruzada de conquista se topará con el clan de Noa, un simio que está listo para ascender entre los suyos. Desde el primer momento, Noa nos revela que su tribu no destruye la naturaleza sino que la protege. Lo notará a partir de una anécdota con unos huevos de águila.

La noche antes de realizar un ritual que supone su puerta de entrada a la madurez, Noa se enfrentará a un hecho que cambiará el destino de los suyos. Principalmente, ocurrirá por culpa de un humano que lleva tiempo observándolo.

La cadena de situaciones que vendrán lo llevarán a enfrentarse con ese seudo líder llamado Proximus con ínfulas de dominación. Quien ha sido capaz incluso de tergiversar las ideas y mandatos de César que, en esta trama, ha alcanza estatus de mito.

Llena de atributos

“El planeta de los simios: Nuevo reino” presenta cantidad de mensajes importantes que la hacen realmente entretenida. Si bien la acción y aventura contenidas son capaces de mantener al espectador expectante en el asiento, su director Wes Ball es capaz de elevar la épica franquicia.

Los simios como especie dominante han logrado adueñarse del planeta y vivir en armonía. Ver aeropuertos, autopistas o parques invadidos por la naturaleza dan cuenta de una era nueva. Los pocos humanos sobrevivientes viven en las sombras como animales salvajes que cohabitan el planeta con otras especies sin lenguaje.

Es interesante ver el paralelismo que se presenta en torno a hegemonía. Algo que por mala suerte se ha heredado a los simios a partir de un humano que manipula al despiadado simio barbárico.

Para ponerle freno, Noa emprenderá un viaje desgarrador que le llevará a cuestionarse todo lo que sabe sobre el pasado. También a tomar decisiones que definirán el futuro de simios y humanos por igual.

Últimas reflexiones

Poder y corrupción, expuestas metafóricamente, recordarán la necesidad de paz en la actualidad. La cinta es capaz incluso de discutir si los humanos aprenden de sus errores, que a juzgar por la trama parece que no. Algo que además siembra en el espectador la preocupación pues pareciera que la maldad, manipulación y mentira son condiciones genéticas en esos que buscan dominar a otros.

La historia está enfocada en el conflicto entre simios, pero la presencia humana (con Freya Allen como Mae) abre la brecha entre el bien y el mal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí