Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioChévere ReportajesFrancis Romero se supera a sí misma en "La otra cara de...

Francis Romero se supera a sí misma en “La otra cara de la luna”

Hasta el próximo 28 de abril se podrá disfrutar del proyecto teatral que mantiene ocupada a la primera actriz Francis Romero, una pieza con la que se celebran los 53 años de la Fundación Rajatabla.

Se trata de “La otra cara de la luna”, un espectáculo que ha puesto a prueba a la artista venezolana por conjugar actuación, canto, música, baile, poesía y audiovisual para reinterpretar el universo lorquiano.

Francis Romero, que interpreta a las mujeres de Lorca, se sumerge en una historia que parte de la premisa del teatro dentro del teatro. Un grupo de cómicos (emulando a la compañía La Barraca de Lorca), van de pueblo en pueblo contando sus historias y estas comedias o dramas, se mezclan con sus situaciones de vida, la persecución de la guerra, la propia vida de Federico en sus últimos días y los personajes emblemáticos de algunas de sus obras, como Doña Rosita la soltera, Yerma, Adela de La casa de Bernarda Alba y Mariana Pineda.

Para conocer más sobre la retadora pieza, que se presenta en la sala Rajatabla viernes, sábados y domingos, Últimas Noticias conversó con la artista que formó parte de “Amor secreto” (Venevisión), “Las Bandidas” (RTI), “Isa TKM” (Nickelodeon), “La mujer de Judas” (Rctv) y un largo etcétera. Esto fue lo que dijo.

—¿Cómo te preparaste para formar parte de una obra tan compleja como “La otra cara de la luna”?

—Ha sido un verdadero reto trabajar con una directora tan exigente como Marisol Martínez, quien elabora montajes postmodernos contundentes estéticamente y que brindan varias capas de lectura. Marisol tomó el texto dramatúrgico de Luis Alberto Rosas y le otorgó una reinterpretación, repotenciándolo para engrandecerlo.

Es una directora que gusta del teatro físico, y en sus puestas en escena los actores deben contar con flexibilidad, saber cantar, bailar y desde luego interpretar comprometidamente los textos.

Me siento afortunada de estar bajo su dirección. Es algo que añoraba desde hace mucho tiempo, pues considero que, en el panorama teatral actual, es una de las directoras más interesantes. Estar en esta obra me ha exigido una proyección vocal y corporal adecuada a los requerimientos de la pieza.

—¿Qué significa para ti ser parte de la celebración de los 53 años de la fundación Rajatabla?

—Es bien sabido que la agrupación Rajatabla está inscrita con letras de oro en la historia teatral nacional, como una de las agrupaciones que nos ha representado fuera de nuestras fronteras en festivales internacionales muy importantes, dejando en alto nuestras capacidades artísticas.

Esta compañía de teatro fundada por el director argentino Carlos Giménez revolucionó la escena nacional y de Latinoamérica. Además, se convirtió en promotora fundamental del desarrollo del Centro de directores para el Nuevo Teatro, el Teatro Nacional Juvenil de Venezuela y el Taller Experimental de Teatro. Por ella han pasado grandes actores como Roberto Moll, Pilar Romero, Aníbal Grunn, María Brito, Cosme Cortázar, Teresa Selma, Alexander Milic, Paco Alfaro, entre otros.

Aunque ya no es una compañía estable, la Fundación Rajatabla marca una longevidad extraordinaria, en medio de tantas dificultades económicas e históricas por las que ha atravesado en las últimas décadas en nuestro país. Luego de esa permanencia sólida de 53 años, estar sobre su escenario me embarga de una emoción inexplicable, porque sobre sus tablas uno siente esa energía poderosa que tantos actores dejaron con su sudor emanado de realizar personajes complejos.

francis Romero
Foto: cortesía Williams Blanco

—Federico García Lorca es un autor con una obra muy rica y simbólica, ¿cómo ha influido su escritura en la interpretación de Francis Romero?

—Es la segunda vez que tengo la oportunidad de trabajar con textos de Lorca. La primera vez fue de la mano de José Ignacio Cabrujas cuando dirigió en 1994 “La casa de Bernarda Alba” en el Teatro El Paraíso, y tuve a bien el interpretar a Magdalena. Ahora interpreto a Doña Rosita, la soltera, de su pieza teatral homónima, una mujer juzgada y señalada en su sociedad por mantenerse todavía sin la distinción del matrimonio.

Luego de 88 años del asesinato de Lorca, un escritor que se comprometió en entender la psicología femenina, vemos que sus denuncias se mantienen vigentes. Actualmente, a una mujer que sobrepasa los 30 años, si aun no se ha casado, se le pregunta: ¿por qué? ¿para cuándo piensas dejar el tener hijos? Es como si la vida de toda mujer dependiera únicamente de ello, y hasta puede ser eximida de ciertos círculos sociales si no cumple con estos roles.

En la política, por ejemplo, a muchos les cuesta imaginar a una mujer en importantes cargos públicos, en lugar de atender a su marido y a sus hijos. Sin duda, es un compromiso para mi llevar al público la palabra de Lorca, de una vigencia sorprendente.

—La obra combina varios elementos artísticos como el canto, la música y la danza. ¿Cómo fue el proceso de integrar todas estas disciplinas en tu actuación?

—El ensamblaje estuvo a cargo de nuestra directora, quien se valió del talentoso Luis Vicente González en la puesta coreográfica. Contamos con piezas musicales originales a cargo de Tomás Vivas, que no solo tiene la gran responsabilidad de interpretar a Lorca, sino que también dentro del proceso de ensayos fue articulando estas composiciones a la medida de cada uno de los intérpretes.

Cantar con el compositor a tu lado desde luego facilita mucho las cosas, pues al mismo tiempo cuida el calentamiento y vocalización adecuada antes de cada función, para una colocación de la voz en consonancia con el espectáculo. 

El esquema de iluminación ideado por Valentina Sánchez es narrativo, y como actores debemos navegar en él sin perder el camino de luces y sombras. La escenografía diseñada por Oscar Salomón, envolvente, muestra una trinchera elaborada con la recreación de pinturas importantes de la historia plástica universal, y nosotros como actores saltamos, danzamos y caminamos sobre ella, midiendo nuestros pasos para evitar cualquier accidente.

Los casi tres meses de ensayos meticulosos bajo el ojo crítico de Marisol Martínez, son los que ofrecen este excelente resultado.

francis romero 1
Foto: cortesía Williams Blanco

—¿Hay algún aspecto particular de “La otra cara de la luna” que sientas que resuena más con el público actual?

—Su puesta en escena vanguardista. No es un teatro fácil el que estamos presentando. Requiere de espectadores pensantes. francis romero

En el monólogo final de Lorca, el texto dice: “¿Qué celebran? No se dan cuenta que nada existe, que no hay nadie. Hemos fracasado, todo es una manipulación para mantenernos distraídos. Risas, canciones, bailes, historias, algarabía, tormento. No saben nada: ni del amor, ni de la guerra. Aquí estamos, presas del miedo. En cualquier momento nos encuentran y nos matan y ustedes divirtiéndose y burlándose de la vida”.

Creo que son palabras que resonarán en estéreo en las mentes de nuestro público.

—¿Cómo ha sido la experiencia de Francis Romero de trabajar con el resto del elenco y el equipo de producción en este espectáculo?

—El 21 de diciembre, entre mis peticiones al Espíritu de la Navidad, siempre está que me encuentre en elencos armoniosos. Eso para mí es muy importante.

El elenco de “La otra cara de la luna” es una familia. Sandra Moncada, que interpreta a Mariana Pineda, nos refresca las funciones con agua de Jamaica. Marx Cipriani, quien interpreta a Yerma, nos transmite su adrenalina antes de cada función. Krisha Escalona, que realiza a una Adela de “La casa de Bernarda Alba” única, con sus sonrisas ilumina el camerino. Carlos Velasco es un Dalí chispeante, travieso, siempre con un cuento antes de la función, con un corre, ve y dile que lo hace inolvidable. Y nuestro Lorca, nuestro Tom Vivas, es un pote de mermelada, lleno de amor aun cuando esté doblado del cansancio, pues actualmente se encuentra trabajando en tres montajes en simultáneo.

Los amo a todos, y ya estamos soñando con una gira, al igual que nuestro equipo de producción que es fantástico, con William López a la cabeza de la Fundación Rajatabla, Humberto Viteri que se ha adentrado arrolladoramente en el panorama teatral caraqueño apostando por nuestro teatro con varios montajes a cuestas, y Gabriela Martínez en la Producción artística, cuidando cada detalle. Y no puedo dejar de mencionar a la Embajada de España que, sin su aporte, esto habría sido totalmente imposible de realizar.

—¿Qué desafíos encontraste al trabajar en una obra que incorpora contenido audiovisual?

—Estar en un espectáculo multimedia requiere por parte del actor de una concentración absoluta. Un celular sonando, que en los teatros venezolanos es una constante, un ruido fuera de escena, puede sacarte de la situación, del movimiento preciso que debes ejecutar.

—¿Puedes compartir alguna anécdota memorable durante los ensayos o las presentaciones?

—El espíritu de Carlos Giménez, quien fuera el fundador de la Agrupación Rajatabla, ronda sus espacios. Como anécdota, puedo contarles que hace unos días, en el aniversario de su nacimiento el 13 de abril, tras bambalinas durante una función le pegó un gran susto a nuestra Productora Artística Gabriela Martínez.

Todo teatro que se respete tiene sus espectros y la Sala Rajatabla en su larga tradición escénica cuenta con esta radiación lumínica.

—¿Qué esperas que el público se lleve después de ver “La otra cara de la luna”?

—La idea contundente de que el arte salva. Que la Ley, la Igualdad y la Libertad son valores fundamentales.

El público se irá enriquecido visualmente con imágenes poderosas, con la poesía lorquiana danzándole en el cerebro y con la tarea para la casa, de indagar más sobre la vida y obra del escritor granadino Federico García Lorca.

—Finalmente, ¿qué proyectos tiene Francis Romero en el horizonte después de esta obra?

—Para este año está por estrenarse la película venezolana “Hambre” bajo la dirección de Joanna Cristina Nelson y que acaba de participar en el Chicago Latino Film Festival, en dónde interpreté el personaje de Teresa, madre del protagonista a cargo de Gabriel Agüero. Tengo muchas expectativas con la recepción de este trabajo por parte del público, y sé que tocará el corazón de muchas madres que se verán identificadas.

También me mantengo muy activa en el doblaje de voces y en el ámbito de la docencia, dando clases como profesora universitaria en la Universidad Audiovisual de Venezuela, donde imparto la materia de Dirección de Actores y Producción Radial.

En tal sentido, aprovecho la oportunidad para darles mis contactos en las redes sociales @francisactriz, por donde siempre mantengo una comunicación activa con mi audiencia, comentando los proyectos en los que estoy trabajando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí