InicioChévere ReportajesLa calma eterna de Michael Jackson

La calma eterna de Michael Jackson

Intoxicación por anestésico causó la muerte del cantante hace 15 años

Aquel día comenzó mal. Y terminó peor. Temprano, las redacciones de los medios de comunicación recibieron la noticia del fallecimiento de la actriz Farrah Fawcett, quien logró fama mundial como integrante del trío protagónico de la mítica serie “Los ángeles de Charlie“, junto a Jacklyn Smith y Kate Jackson.

En la segunda mitad de la década de los 70, la rubia del grupo se convirtió en un símbolo sexual que impuso un peinado altamente replicado en los salones de belleza y decoró más de un taller mecánico, gracias a los afiches publicados en revistas. Para aumentar su atractivo público, era la esposa de Lee Majors, el popular galán de “El hombre nuclear”.

El deceso de Fawcett, a causa del cáncer colorrectal con el cual llevaba años luchando, parecía la gran noticia de la fuente de entretenimiento, el 25 de junio de 2009, pero todo cambió en las primeras horas de la tarde, cuando el portal estadounidense TMZ difundió una especie que impactó al planeta: “El rey del pop”, Michael Jackson, expiró en Los Ángeles.

A la pertinente incredulidad y al desconcierto inicial, siguió la confirmación del hecho. Un paro cardiorrespiratorio lo sorprendió en la mansión que había alquilado en Holmby Hills, donde trataron de reanimarlo antes de ser trasladado a una clínica. A las 2:26 fue declarado muerto.

Horas de angustia

La secuencia de lo ocurrido especifica que el entorno del artista llamó al 911, a las 12:21. Los paramédicos llegaron a las 12:30. Lo hallaron sin pulso ni respiración. Ante el intento fallido por reanimarlo, decidieron trasladarlo al prestigioso Ronald Reagan UCLA Medical Center. A la 1:14, comenzó la labor de los galenos. Todo esfuerzo resultó infructuoso. Falleció Michael Jackson.

Las televisoras lanzaron el extra que impactó a millones de fanáticos en todo el globo terráqueo. Mientras tanto, los detalles fueron suministrados por cuentagotas. “Intoxicación por calmantes” fue la primera causa determinada por los especialistas, dirigiendo las miradas hacia Conrad Murray, el médico privado contratado para acompañar al cantante en su gira mundial. La autopsia determinó intoxicación por exceso de Propofol.

El funeral público tuvo lugar en el Staples Center de Los Ángeles, el 7 de julio de 2009. Según cálculos de la época, la transmisión fue seguida por más de 2.500 millones de personas, lo que equivalía a más de 36% de la población mundial.

En el acto participaron: Stevie Wonder, Lionel Ritchie, Mariah Carey, Jennifer Hudson, Usher y su hermano Jermaine, entre otros. Queen Latifah leyó el poema “We had him”, escrito especialmente por Maya Angelou.

El funeral privado se postergó hasta el 3 de septiembre, en el Gran Mausoleo del cementerio Forest Lawn, donde reposan los restos del ídolo.

Culpable

Luego de la difusión del informe forense, el médico Conrad Murray fue acusado de “homicidio involuntario” de Michael Jackson, el 8 de febrero de 2010. En la audiencia, se declaró “no culpable” y pagó una fianza de 75.000 dólares para evitar la prisión.

En 2011, el jurado lo responsabilizó de lo acontecido, siendo condenado a cuatro años de cárcel. Solo cumplió la mitad de la sentencia, por una medida gubernamental destinada a descongestionar los centros penitenciarios.

Murray se había despedido de sus pacientes en Las Vegas, para acompañar al cantante, mientras durara la gira, por 150.000 dólares mensuales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí