InicioChévere ReportajesWill Smith y Martin Lawrence son pura dinamita en "Bad Boys"

Will Smith y Martin Lawrence son pura dinamita en “Bad Boys”

La cuarta entrega de la saga llega a los cines con humor y acción a partes iguales

Will Smith y Martin Lawrence protagonizan “Bad Boys, Hasta la muerte” un thriller policial con exceso de comedia que se desarrolla en una Miami atestada de vicios. El toque latino caracteriza la colorida producción en la que los dos actores vuelven a dar vida a los efectivos policiales.

Música latina, autos de lujo, fiestas, drogas, explosiones y muchos cuerpos en diminutos bañadores alimentan la escena de un filme que es, por demás, entretenido.

En su recorrido la franquicia “Bad Boys” ha logrado pulir, en cada una de sus historias, la estética que la define. También lo han hecho los actores con sus personajes. Cada vez más relajados ejecutan unos papeles que les pertenecen desde hace rato y que bordan con soltura.

Para alimentar la acción, el filme no solo se sustenta en una constante persecución – trampa, sino que se vale de planos dinámicos que impiden el tedio. De hecho, en cada giro argumental se reinventa el panorama y las secuencias se tornan originales frente a las anteriores.

Esto es suficiente para que el espectador caiga rendido al desarrollo de una historia que, además, apela a lo truculento y dramático para hacer que hasta las lágrimas se asome en los ojos. Un logro que pertenece a Smith y Lawrence a partir de su innegable química.

La cuarta

Dinamita pura, esta pareja que pasa casi toda el filme pegado uno al lado del otro, es capaz de conectar con la audiencia en un tris. Incluso con aquellos que llegan a la sala sin haber visto alguna de las tres películas previas.

Caso contrario al de los fanáticos acérrimos, quienes celebrarán “Bad Boys, Hasta la muerte”, pues a cuatro años de la última entrega no parece descabellada la quinta, pues aún hay chicle por estirar.

La muerte, la paternidad, la familia, la amistad y la traición son expuestas en esta última aventura capaz de generar sobresaltos mientras roba carcajadas.

La madurez de los personajes y su transición emocional permite, además, que los que no son fan de los tiros también puedan disfrutarla. Adil El Arbi y Bilall Fallah, que dirigieron la anterior entrega en 2020, vuelven a ponerse al mando de esta saga que lanzó en los 90 Michael Bay.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí