Corina Azopardo llegó a las estrellas

En el medio artístico hay personas que llegan, alcanzan la gloria y se esfuman, tras haberse ganado un lugar en la memoria del público. A este grupo pertenece la animadora y actriz Corina Azopardo, quien desarrolló su carrera frente a las cámaras durante la década de los 80, hasta que decidió casarse y emigrar sin haber cumplido los 40 años. No obstante, algunos de sus trabajos impactaron de tal manera que bien merece un recordatorio.

En La Colina. Fue en los pasillos de Venevisión donde Corina dio sus primeros pasos en el mundo de los culebrones. A los 27 años debutó en La venganza, protagonizada por la pareja dorada de ese entonces, Hilda Carrero y Eduardo Serrano.

Luego, pasó al elenco de Ligia Elena, la exitosa historia de César Miguel Rondón que consolidó a Alba Roversi y convirtió a Guillermo Dávila en ídolo de unas cuantas generaciones. También estuvo en la secuela que llevó el inusual nombre de Nacho, ya que en el género no es costumbre utilizar nombres masculinos para el bautismo.

La carrera de Azopardo continuó con Julia, otra vez con Carrero-Serrano; y Diana Carolina, coproducción entre VV y la boricua Wapa TV, que estelarizaron Ivonne Goderich y Dávila.

Estos fueron los pasos previos a su primer gran compromiso profesional en la actuación: compartir créditos principales con Carrero y Roversi en la aplaudida trama de Las amazonas, firmada por César Miguel Rondón.

El éxito de este dramático dio pie a Quirpa de tres mujeres, remake producido más de una década después con Fedra López, Gabriela Spanic y Mónica Rubio.

Su siguiente papel fue en El sol sale para todos, en la que Henry Galué se robó el show como el esposo maltratador Julián Zerpa, en uno de los primeros acercamientos a la violencia doméstica desde la óptica de la ficción novelada.

Junto a Galué, Azopardo asumió su primer protagónico en Inmensamente tuya. Sin embargo, el rating no favoreció el trabajo de este dúo y marcó la mudanza de la artista a Televen. En el campo del séptimo arte también intervino en tres películas: La generación Halley, El escándalo y Caso Bruzual.

Frente al micrófono. Correspondió a Corina Azopardo llevar las riendas de la segunda etapa del exitoso programa de concursos La estrella de la fortuna, tras la renuncia de Orlando Urdaneta al canal del Tigrito.

En esta faceta estuvo acompañada por el joven modelo Henry Soto, quien más tarde haría historia como el gitano Randú de Kassandra. El último ciclo del espacio fue conducido por Luis Velasco y Maru Winckelman.

Ya en Horizonte, Corina Azopardo estuvo al frente del programa Fortuna 10 sin causar mayor impacto. También protagonizó el unitario La ouija, al lado de Juan Manuel Montesinos, antes de despedirse del medio en 1989.

Hasta aquí. Corina Azopardo Rivera nació el 29 de septiembre de 1955. Su rostro se hizo muy popular durante los años 80, sin haber utilizado la plataforma de los concursos de belleza.

“Las amazonas” y “La estrella de la fortuna” constituyen la cúspide de su carrera antes de despedirse en Televen. Instalada en Miami, se alejó de los reflectores, aunque es socia de una empresa audiovisual. Su último guiño con la actuación fue en 2007, cuando aceptó participar en “Acorralada”.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>