InicioChévereEl Mago de Os | Ahora sí

El Mago de Os | Ahora sí

Calmadas las aguas, más de un año después, el cronograma coloca ante la mirada pública los primeros retos importantes del comité ejecutivo de la Organización Miss Venezuela.

Hasta ahora, las pasiones se han paseado por una montaña rusa con elevados picos: el aplauso al cese en la presidencia de Osmel Sousa, la defensa del zar por su legado, la devoción de los fanáticos por las reinas nombradas, el cuestionamiento al nuevo enfoque en cuanto a que la belleza “no tiene medidas” y la comparación constante con los otros certámenes que han surgido en el país.

En síntesis, mucha teoría emocional -y por tanto subjetiva- que carece de algo básico: resultados por parte de la nueva gerencia del concurso nacional más longevo.

No hay dudas sobre las intenciones -el machacado empoderamiento de la mujer ha quedado claro como lema y bandera-, pero falta comprobar que ese golpe de timón mantendrá la tradición clasificatoria de las criollas en los tres principales eventos de beldades.

Sin embargo, el reloj hace su trabajo. En dos días (el martes 12), la zuliana Melissa Jiménez buscará el primer back to back en la historia del Miss Internacional, que cumple 59 años.

La vara luce alta, sobre todo, porque parece ser que los japoneses no están ganados a ese tipo de repeticiones. No obstante, el verdadero compromiso de la chica es llegar lo más lejos posible y si es entre las finalistas, mejor todavía.

En ese cometido, ha estado acompañada por un ajuar refinado en el que se notan las manos de Nina Sicilia y María Gabriela Isler, ambas portadoras de la banda de Miss Elegancia en sus respectivas ediciones.

El traje de fantasía es una exquisitez. Inspirado en la princesa wayú Majayura, el novel talento Jonathan Martz creó un atractivo diseño en blanco y dorado, ejecutado impecablemente por Julio Mora.

En fotografías, la venezolana se ha visto muy bien, falta comprobar cómo la verá el jurado.

En forma paralela, Thalía Olvino e Isabella Rodríguez finiquitan los detalles de sus respectivos viajes a Estados Unidos y Reino Unido para cumplir con sus representaciones en Miss Universo y Miss Mundo antes de que finalice 2019. Las cirugías de la primera han cicatrizado y ha pulido su pasarela, mientras la segunda ha experimentado con diferentes looks hasta dar con el que parece más adecuado.

El trabajo preparatorio está hecho, resta mostrarlo in situ.

Mientras tanto, Osmel Sousa todavía celebra su reciente triunfo con Valentina Figuera en el Miss Grand Internacional, al tiempo que prepara a las representantes de Argentina y Uruguay para el concurso norteamericano, en procura de salvaguardar su honor, porque su historia ya está escrita en número de coronas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí