Las trillizas llegan a la edad dorada

Las dictaduras militares que en la década de los años 70 se instalaron en los países del sur de la región produjeron importantes movimientos migratorios. Venezuela fue uno de los territorios que mantuvo sus brazos abiertos para dar cobijo a quienes buscaban nuevos horizontes, en procura de la libertad incautada en sus terruños. Argentinos, uruguayos y chilenos encontraron en estos lares las oportunidades que habían perdido.

Publicidad

Y muchos de ellos lo hicieron en el medio artístico criollo, que se nutrió del talento, la visión y la experiencia de quienes llegaron con recursos limitados, pero con muchas ganas de dejar huella.

Enumerarlos sería una labor intensa, pero en el grupo destacaron las hermanas Fernández Rousse que lograron un importante contrato con Radio Caracas Televisión bajo el sello de Las Trillizas de Oro.

BEBÉS GERBER

María Laura, María Emilia y María Eugenia conocieron la fama desde muy temprano. Las pequeñas nacidas el 5 de julio de 1960 en Buenos Aires, comenzaron su deambular farandulero cuando apenas tenían cuatro años de edad y fueron seleccionadas para varias campañas publicitarias de televisión.

El carisma que transmitían y la comodidad que mostraban frente a las cámaras sirvieron de pasaporte para ser incorporadas al staff del programa Sábados circulares, una vez cumplidos los ocho años. En el mencionado espacio, cantaban, bailaban, actuaban y presentaban, exponiendo una versatilidad que las dotó de una gran simpatía entre los televidentes.

El impacto causado por las gemelas llegó hasta los predios de Bárcenas, donde surgió el contrato que las trajo a Venezuela en 1971. El primer compromiso cumplido con RCTV fue un seriado vespertino llamado simplemente Las trillizas de oro, en el que compartieron créditos protagónicos con Manolo Coego y María Gracia Bianchi. El contenido fue creado por José Ignacio Cabrujas y
Pedro Felipe Ramírez.

A esa producción le siguieron Un, dos, trillizas y Angelitos del demonio que las mantuvieron en el país hasta 1975. Tres años después, fueron contratadas por Julio Iglesias para que lo acompañaran en una gira mundial en calidad de coristas. Esta experiencia significó que la revista ¡Hola! les dedicara infinidad de reportajes, haciéndolas habituales en la publicación.

De regreso a su natal Argentina, las hermanas formaron un grupo musical al que bautizaron con el nombre de Trix. Además, fueron seleccionadas para llevar adelante la franquicia del popular programa Club Disney. Al cierre de ese ciclo, decidieron alejarse de la vida pública. Apenas en 2005 aceptaron reencontrarse con su público de manera puntual.

RECUADRO:

¿Y DESPUÉS?

Publicidad

Aunque alejadas de los focos y tratando de mantener el bajo perfil, María Laura, María Emilia y María Eugenia Fernández Rousse continuaron vinculadas con el medio artístico como socias de una academia multidisciplinaria dedicada a la formación de nuevos talentos. Cada una de ellas, además, formó familia. La primera tiene tres hijos y cuatro nietos, la segunda cuenta tres hijos y tres nietos y la tercera suma cuatro hijos y dos nietos.

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×