El Principito aterriza en Venezuela con edición original de Editorial Saber

Por favor, dibújame un cordero”. Con esa solicitud inesperada inicia el encuentro entre un pintor frustrado devenido en piloto y un niño extraterrestre que jamás renuncia a una pregunta una vez la ha formulado. Sucede en el desierto del Sahara a mil millas de cualquier región habitada, y es una historia que desde 1943, cuando se publicó por primera vez, ha encantado a grandes y chicos. Las aventuras que narra son metáforas que viajan dentro del alma humana, y al final todo se resume en una máxima universal: “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”.

Por supuesto, se trata de El Principito, el libro inmortal del francés Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944). Esta obra maestra de la literatura contemporánea está hoy a disposición del público venezolano a través de una nueva edición original a cargo de Editorial Saber.El volumen conserva las ilustraciones originales del autor y cuenta con una traducción exclusiva, cuidada y adaptada al público lector de Venezuela, realizada por Rosa Raydán, quien además es colaboradora de Últimas Noticias.

El Principito tiene el mérito de ser, en menos de 80 años de existencia, el libro más traducido a escala global con ediciones en más de 300 idiomas. El interés creciente en esta obra radica en que va mucho más allá de los textos infantiles para convertirse en una bitácora que indica el camino de vuelta hacia el lugar donde habita nuestro niño interior. Es una crítica descarnada a la adultez que en menos de cien páginas hace una radiografía a conceptos tan profundos como el amor, la amistad, la solidaridad y la nostalgia, con más agudeza que cualquier tratado filosófico.

La historia de la historia

El Principito mezcla la ficción con trazos de la propia vida del autor, quien igual que el narrador de la historia era piloto y varias veces sufrió averías y extravíos en territorio desconocido. De hecho, en su libro autobiográfico Tierra de hombres (1939) narra un episodio de pérdida y deshidratación en el desierto africano que es casi un calco de la situación que desencadena toda la historia en el libro.

Saint-Exupéry escribió la historia mientras se encontraba exiliado en Nueva York, Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial. Aconsejado por sus amistades, se sumergió en la escritura de una historia infantil como terapia anti estrés, pero convirtió al proyecto en una obsesión de vida. Culminó la escritura en octubre de 1942 y al año siguiente vio la luz la primera edición en inglés y francés con el sello Reynal & Hitchcock. Murió es 1944 y no pudo ver materializada la edición francesa, que se imprimió en 1946, luego del fin de la guerra, a cargo de Éditions Gallimard.

La partida prematura de Saint-Exupéry es el motivo por el cual hay poca información de primera mano sobre El Principito, y antes bien, mucha mitología alrededor de su proceso creativo. Algunos dicen que la rosa de la historia está inspirada en su esposa, la escritora y artista salvadoreña Consuelo Suncín (1901-1979), y que el pequeño príncipe es él mismo de pequeño o hasta el hijo de su colega Charles Lindbergh.

No obstante, el rasgo más intrigante en lo que respecta a la cualidad biográfica del libro radica en lo profética de la muerte de su autor, desaparecido en acción mientras volaba sobre el desierto del Sahara, justo en donde se supone el Principito también había partido de vuelta a su planeta, el asteroide B 612.

Se habla español

De acuerdo con la página web Le Petit Prince Collection, que recoge en un profuso repositorio digital la historia de El Principito, sus traducciones, versiones, ediciones y referencias, la primera traducción del libro -aparte de las ediciones originales en inglés y francés- se hizo al polaco en 1947. Le siguieron ediciones en italiano, en 1949; alemán y danés, en 1950; y en 1951 al neerlandés, al finlandés y finalmente al español.

La primera traducción al castellano tuvo su origen en América del Sur. Estuvo a cargo del diplomático, político y aristócrata argentino Bonifacio del Carril y la publicación fue del sello EMECÉ Editores, de Buenos Aires.

Luego de esa edición se han realizado centenas de nuevas versiones a la lengua de Cervantes, tanto en España como en América Latina. La página Le Petit Prince Collection registra 704 traducciones, y no garantiza que sean todas.

En total han sido 76 años en los que la obra ha sido lleva a lenguas vivas y muertas, naturales y artificiales, de todas partes del mundo. Ha sido adaptada al cine, al cómic, al teatro, al teatro de títeres, al audiolibro, a la ópera y hasta tiene su parque temático.
Ya en este siglo se pueden citar dos perlas sobre la trascendencia de la obra en Venezuela. Una en 2003, cuando el libro se entregó masivamente como parte de la Biblioteca Familiar, con un tiraje de un millón de ejemplares distribuidos de forma gratuita como iniciativa del presidente Hugo Chávez en el marco del plan de erradicación del analfabetismo en el país. La segunda fue en 2017, cuando se bautizó en Maracaibo la primera edición de “Pürinsipechonkai”, es decir, El Principito en wayuunaiki, idioma del pueblo wayúu.

El Principito por Editorial Saber

Saber se motivó a publicar esta edición original de El Principito con la intención de hacer una traducción adaptada especialmente al público venezolano de esta época, sin distingo de edad, porque tal como lo especifica el propio autor en la dedicatoria de la obra, “todas las personas mayores al principio fueron niños”.

El trabajo de traducción y diseño se realizó durante el segundo semestre del año, en Caracas, y la impresión se hizo en los talleres de Grabados Nacionales, en La Victoria, estado Aragua. La edición está servida en papel glasé a todo color.

La traductora de la obra calificó como un honor y un placer el haber trabajado junto a Saber en este proyecto editorial que da vida a un clásico universal, al que además considera uno de sus libros favoritos.

“Haber realizado la traducción de El Principito fue para mí una experiencia de vida que agradezco profundamente. Sumergirme en el universo de esos personajes y sobre todo en el de su propio autor, yendo tras las palabras y los términos exactos con los cuales construyó esta historia para darle voz y hacerle justicia, fue una labor apasionante que siempre recordaré”, contó Raydán, quien desde niña conoció el libro en su idioma original de la mano de la Alianza Francesa de Maracaibo, donde aprendió el idioma.

“Tratar de comprender a Saint-Exupery y lo que quiso transmitir en cada idea, en cada párrafo, en cada imagen; entrar de lleno en la historia de amor, amistad, nostalgia y solidaridad de los protagonistas; traducir no solo sus palabras sino sus sentimientos, emociones y rasgos culturales, y luego a su vez encontrar la mejor forma de hacerlo comprender al público venezolano, fue un reto desafiante y satisfactorio. Agradezco mucho la oportunidad”, subrayó.

El libro ya se puede comprar en la página web de Editorial Saber, www.editorialsaber.com, en la tienda oficial de la editorial en mercadolibre.com.ve y próximamente estará en la red de Librerías del Sur y las librerías privadas presentes en todo el país.

Editorial Saber cierra el año de fiesta con el lanzamiento de este volumen que no solo engrosa su catálogo sino que inscribe al sello en la larga pero notable lista de casas editoras que han publicado versiones originales de esta obra inmortal cuya lectura es imprescindible en cualquier momento de la vida. De lo contrario, se corre el riesgo de confundir inofensivos sombreros como feroces serpientes boas, o peor, de dejar crecer un baobab hasta que sucede lo inevitable.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>