InicioChévereFernando Solórzano: Estoy agradecido con Venezuela

Fernando Solórzano: Estoy agradecido con Venezuela

El actor colombiano participó en la película "Azotes de barrio 2"

El actor colombiano Fernando “El flaco” Solórzano está a punto de residenciarse en Caracas debido a las oportunidades que le han salido de trabajo.

La más reciente es “Azotes de Barrio 2“, película dirigida por Jackson Gutiérrez y José Antonio Varela.

En la producción, “El flaco” interpreta a Caliche, el otrora patrón de la barriada, quien ve amenazado su liderazgo.

Con una dilatada trayectoria de 30 años, Solórzano es recordado por trabajar en producciones como “Pedro El Escamoso”, “El cartel de los sapos”, “Vecinos”, “Las muñecas de la mafia”, “Luna, la heredera”, entre otros.

—¿Qué lo trajo de vuelta a trabajar en Venezuela?

—Me han tratado muy bien aquí de siempre, tanto que en un año y medio he venido cuatro veces. Hice una obra de teatro, “Le prenom”, con Mario Sudano y Mario Duarte. Ahí me contactó Jorge Reyes y vine a hacer “Julia tiene sugar”. Mientras la rodaba, Jackson me ofreció trabajar con él en “Azotes de Barrio”.

—¿Cómo fue su experiencia de rodar a un personaje como mafioso dentro de la mencionada producción?

—El personaje de Caliche es el viejo manipulador, el cucho del barrio. Quiere seguir reinando porque se siente emperador y no quiere que vengan otros a quitarle su imperio.

—¿Cómo lo construyó para que el personaje no se convirtiera en un lugar común?

—Lo principal fue lo que me impulsó a venir nuevamente en Venezuela: trabajar con la gente de aquí. Todos eran venezolanos, los técnicos, los actores, los directores. Yo era el único invitado y tenía mucho que aprender de ellos. Estoy muy agradecido con Venezuela desde hace mucho tiempo.

En una época me traían mucho a “La guerra de los sexos” y conocí una Venezuela distinta, la de hace 20-25 años. Iba mucho a “El maní es así” a ver al grupo Guaco.

—¿Qué diferencias encuentra entre ese país y el que se encontró ahora?

—Una cosa distinta es ver noticias sobre un país en la televisión y no vivirlo. Antes de venir uno tenía una serie de lecturas, pero ya eso no existe. Me imaginaba una economía terrible, centros comerciales vacíos… Cuando vine hace dos años, llegué un domingo al centro, al lado del Meliá, y no le cabía la gente. Todo el mundo paseando, comprando. Lo que sí me ha sorprendido es la dolarización. Incluso para el colombiano nos queda durísimo.

—¿Cuáles son sus planes para el resto del año?

—Seguir trabajando. Vivo en Cali, donde tengo una academia de actuación, que ya cumplió dos años. Me tiene muy encarrotado (entusiasmado), porque es la sistematización de mis conocimientos, la pedagogía, cómo enseño lo que he vivido. En esos momentos es cuando te das cuenta de que la experiencia que puedas tener, en la vida o el trabajo, no es suficiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí