InicioChévereGabriel Porras reveló que llegó a trabajar en un bar

Gabriel Porras reveló que llegó a trabajar en un bar

El actor contó que no recibió más llamados en la actuación y salió a trabajar

Gabriel Porras confesó que se reinventó ante la falta de ofertas laborales en la actuación. El actor mexicano, aunque estaba en la búsqueda de trabajo en la profesión que lo dio a conocer, le tocó hacer a un lado el ego y se dedicó a ser bartender.

Durante años, Porras fue uno de los artistas exclusivos en canales como Telemundo. Muchas fueron las producciones en las que tuvo participaciones importantísimas, pero de un momento dejó de aparecer.

“Creo que es lo más difícil cuando estás en tu casa esperando esa llamada famosa que estamos esperando los actores para el siguiente protagónico o lo siguiente que nos va a pasar”, aseveró en entrevista con el programa “Desiguales”.

“Y resulta que no llega y pasa un año y no llega y pasan dos años y no llega y pasa el tercer año, sigues haciendo castings y no sucede nada y dices hay dos posibilidades: o que yo diga que soy un terrible actor y que no fui bueno y que me eche tierra para abajo o pensar que las circunstancias no están bien ahorita en este momento para mí como actor”, agregó.

El actor de “Dónde está Elisa” ha participado en programas de televisión y también le ha dado vida a personajes secundarios dentro de producciones internacionales, junto a grandes figuras como Angélica Vale, Miguel Varoni, Scarlet Ortiz, Ximena Duque, Jonathan Islas, Alejandro Speitzer, Rafael Amaya, Catherine Siachoque, entre otros.

Curso de bartending

“Pero mi cuerpo y mi mente siguen vivas y tengo que pagar las facturas, los impuestos, todo lo que hay que pagar, entonces pues a tomar la decisión; qué hago, qué actividad podría realizar yo que soy actor que no me hiciera sentir mal y dije bueno los actores siempre fuimos meseros o bartenders antes de poder conseguir la fama, entonces a lo mejor yendo por ese lado. Y que me meto a estudiar un curso de bartending”, continuó Gabriel.

Asimismo, el actor recordó el momento en que le tocó trabajar de bartender por primera vez. “Ya cuando me tocó trabajar, ¡ay, Dios mío! Yo respeto a los meseros y los bartenders como ustedes no tienen ni idea, es un trabajo durísimo. Lo de menos es mezclar bebidas, hay que cargar toneladas de hielo para poder poner las bebidas”, detalló.

“Todo lo que ustedes ven en los restaurantes, las botellas acomodadas bonitas, todas esas botellas se acomodan y se guardan todos los días, todos los días se limpia todo y si el mánager te ve que estás así paradito te pone a hacer algo, no puedes utilizar el teléfono, no te puedes sentar”, enfatizó.

“Fueron muy amables con las propinas”

El artista, quien interpretó a “El Gato Fierros” en “La Reina del Sur”, no sabe lo que pensaron sus compañeros de trabajo con respecto al nuevo oficio.

“No sé qué piensen ellos, yo lo que sí sé es que conocí a muchos compañeros míos que decían que uno no podía dejarse ver por los ejecutivos haciendo Uber porque entonces iban a decir: ‘míralo, no tiene trabajo'”, dijo.

Sin embargo, Porras pensó diferente. “Pienso que a lo mejor ese ejecutivo te ve ahí y dice: ‘mira este, está haciendo esto, déjame llamarlo, por qué no’, entonces es otra óptica. Lo que piensen los demás de mí es problema de los demás”, señaló.

Porras también aprovechó para destacar que muchos de los clientes lo reconocieron y que los clientes cubanos fueron muy generosos con sus propinas, que llegaron a los 200 y 300 dólares.

“Yo lloraba”

Sin embargo, a las semanas de a ver comenzado, Porras ya deseaba salirse del trabajo que resultó más difícil de lo que esperó. “A las tres semanas yo lloraba, te lo juro, yo me sentaba en la banqueta y decía: ‘pero es que esto no’… me dolía el cuerpo, sentía que no era lo mío y demás”, se sinceró.

A los tres meses tomó la decisión de retirarse. “Hice una reflexión y dije: ¿sabes qué? Prefiero hacer teatrito poquito, ahorrar más, tal vez rentar mi casa; no sé, buscar otra alternativa. Pero mi espíritu sí se estaba empezando a lastimar porque no era yo. Es un trabajo superdecente, superdifícil, pero no es lo mío”.

El actor, de 56 años, estuvo durante cinco años casado con la actriz venezolana Sonya Smith. El romance terminó en el año 2013.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí