La Cota Lil | Crónica de aguinaldos

Hacer crónica mirando una pantalla de televisión es algo medio engorroso porque quien escribe no palpa directamente el calor ni las emociones irradiadas en el evento que se ve. Pero cuando el tema es la música nacional, adorno del gentilicio, proclama de fe en lo nuestro, y cuando quienes cantan son algunos de los que se han batido sabroso por preservarla, arrullarla y vestirla, entonces ya uno siente la vibración del acontecimiento, su asomo cuántico. Y escribe.

I

Rubén Jiménez se bebió todo el ponche que había sobre la mesa de centro y que a todas luces no era de utilería. Da la impresión de que no le dio a nadie y lo que no sabemos era si había otras bebidas para los músicos y cantores.

Hemos de reconocer que como presentador esta vez Jiménez hizo su mejor esfuerzo en el programa especial de Navidad que Venezolana de Televisión ofreció a la Audiencia la noche de este 24 de diciembre.

Antes de entrar en la materia principal, la música y sus intérpretes debemos destacar (y hasta agradecer) que a tono con lo que planteaba ese programa, no hubo bulla de promocionales. No hubo cuñas políticas ni nada parecido. Solo mensajes de prevención de la salud por el tema Covid 19 y la flexibilización. La consecuencia de la amabilidad publicitaria y promocional de VTV fue que uno se quedara pegado esperando con prontitud el próximo segmento. Agradecidos.

A destacar también lo formalmente informal del encuentro. En un grupo de tanta calidad como el reunido no cabe la palabra improvisación. A lo mejor ponerse de acuerdo en un tono, en una entrada, en saber qué verso sigue, y eso es ponerse de acuerdo en torno a algo sobre el propio terreno en el que todos saben de qué va la acción.

II

Allí en lo que se llamó una vez Centro de Arte La Estancia y luego pasó a ser PDVSA La Estancia se desarrolló el programa especial que reunió a Luisana Pérez, Oscar Lista, Iván Pérez Rossi, Daisy Gutiérrez, Cecilia Todd, Rolando Canónigo y su sobrino, Francisco Pacheco, y a Pedro y Javier Marín. Grupo bien representativo que con seguridad cantó en nombre de todos los músicos diseminados por nuestro país, que pocos no son.

Hermosa y cálida la escenografía, acertada la presencia de niños y personas no cantantes, observadores gratos de lo que acontecía. Se trataba de mostrar la vida del aguinaldo venezolano según la región del país. Y aconteció que la música del oriente venezolano emergió como Afrodita, rutilante, hermosa como el paisaje de Marigüitar para entregar en la voz solvente de Daisy Gutiérrez las sonoridades profundas de la tierra de mar. Y con las Diversiones entonadas, la inolvidable María Rodríguez se sentó al ladito de Daisy para acompañarla. ¿no la vieron? Con seguridad Pedro Marín la sintió porque la mandolina sonaba inmensa en las manos del Maestro. Así es como es.

Y luego hasta el que no conoce a Ciudad Bolívar se vio caminando por esas calles que conducen al río Padre, y todos nos sentimos portadores de un caballito de los de Catalina Yánez, y conocedores de Alejandro Vargas, y de Jesús Soto, y hasta del padre Maradei. Iván Pérez Rossi logró transmitir el sentimiento del guayanés pueblo cantor. Y hubiera pasado dos horas hablando de batallas y de los castillos de Guayana y de Piar y del Congreso de Angostura, pero el chalequeo sabroso de sus compañeros, que cantaban con él, reían con él y casi lloran con él, puso freno en Guayana para que Rubén Jiménez, mientras dejaba sin ponche a un gentío, anunciara un corte.

III

Oscar Lista sabe más que casabe mojado en pisillo de pescado. Así, tranquilito como se ve, vertió conocimientos que quedan retenidos por miles de venezolanos que no sabían mucho en torno a diversos modos aguinalderos. Él es una prueba del interés de nuestro músicos en ir más allá en la investigación y el estudio para fijar sólidamente nuestra rica e inmensa diversidad cultural. De Oscar y todos los participantes recibimos luz y conocimiento, amor y llamado a perseverar en lo nuestro.

Con todos los participantes se fue exponiendo en historia y música la magnificencia de las tradiciones navideñas de los Andes Venezolanos, incluida la fascinante Paradura del Niño. Todos aportaron para cantar la alegría de los aguinaldos de La Guaira junto a Luisana Pérez, para escuchar con detenimiento las explicaciones que ofrecía Francisco Pacheco en torno a la costa central y su Navidad, los aportes de Javier Marín y de Oscar Lista para viajar a la música aguinaldera de Lara, de Falcón, de Zulia, de los llanos venezolanos y de Caracas, con los aguinaldos que adornan y que queremos que adornen cada vez más las horas de diciembre en la capital de Venezuela. Todo estuvo presente en un programa donde la calidez marcó las horas, que fueron cuatro, multiplicadas en la querencia de un pueblo que agradece. Feliz Navidad.

Detalles

  • Iván Pérez Rossi refirió lo que fue el sepelio de Catalina Yánez en Ciudad Bolívar con más de mil caballitos de palo detrás del ataúd de la gran cultora de Ciudad Bolívar. La descripción permitió conocer la magnitud del cariño hacia una portadora de tradiciones.
  • Francisco Pacheco habló acerca de las malojeras, sabrosa variedad de versos finales dedicados en la costa central a acontecimientos tipo chisme, comentarios populares con observaciones acerca de acontecimientos nada santos.
  • La relación y diferencias entre villancicos, aguinaldos y parrandas quedó evidenciada.
  • La innata capacidad musical de los pueblos venezolanos se dejó ver en cada manifestación por los aportes propios, alejados de estudios y cercanos a una tremenda y sabia intuición.
  • Francisco Pacheco relató cómo los regalos en pueblos de la costa central no se dan los 24 de diciembre pues lo simbólico es el regalo que entregan los Reyes Magos los días 6 de enero.
  • Se visibilizó aún más la significación del día de los Santos Inocentes en la actividad cultural tradicional venezolana, y de la religión católica en general. Después de la Navidad sigue la ruta de la tradición en Venezuela. Locos, Locainas, Mogigangas, Zaragozas, El Mono de Caicara, Los Boleros de Caucagua, gobierno de mujeres en Naiguatá, etc. Valdría el esfuerzo hacer un programa similar al de Navidad para visibilizar tanta manifestación en Día de Inocentes.
  • La participación de Cecilia Todd fue memorable, como es ella: hecha de picardía, melodía y firmeza. Firme para hacer observaciones como las que hizo a Iván Pérez Rossi, y firme para entonar las dulzuras aguinalderas, más dulces cuando ella canta. En verdad Luisana, Daisy y Cecilia obsequiaron talento a granel.
 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com