La Cota Lil | San Juan y el saboteador

Foto referencial

Hace un año se retornaba del asueto de Carnaval y en el Centro de la Diversidad Cultural la actividad era febril.

Es en marzo cuando se afinan detalles de un determinado expediente y sale hacia la sede de la Unesco, en París, con el fin de postular manifestaciones culturales nuestras como Patrimonios de la Humanidad.

Ese jueves, 7 de marzo. el profesor Benito Irady, Ángela Collins y esta periodista ensamblábamos las imágenes y videos que acompañarían al guion de postulación de “El Ciclo Festivo alrededor de la devoción y culto por San Juan Bautista”, una de las manifestaciones más seguidas en todo el país, como sabemos.

Al terminar las labores quien escribe bajó hacia Guarenas. Recogí al Búfalo Guaro y decidimos tomarnos una cerveza en Trapichito.

Eran las 5 de la tarde. Cuando fuimos a pagar se fue la electricidad, pero con una batería de carro pudieron activar el punto.

Ya en casa pelamos por el radio de pilas y por Radio Nacional. Supimos entonces que se trataba de un sabotaje a la vida, a la cotidianidad de todas las familias venezolanas. Era un apagón general.

Supe enseguida que San Juan Bautista no viajaría a París. Sin electricidad, sin dinero, sin transporte, sin comunicación y suspendidas las actividades no se podrían acometer los detalles finales del audiovisual para el expediente. Lloré mucho.

Al otro día leí con asombro las palabras del autoproclamado saboteador de la patria: “Venezuela tiene claro que la luz llega con el cese de la usurpación”.

Pobre autoproclamado. No sabe distinguir entre luz y electricidad. Sabotearon la electricidad. La Luz de Venezuela está intacta, refulgente, en aumento.

El saboteador tampoco sabe que San Juan Bautista pasa factura

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>