La pandemia cambia a Hollywood, quizá para siempre

Un siglo después, durante otra pandemia, las películas se enfrentan a la misma situación crítica. Foto: AP

“No más ‘películas’ nuevas hasta que acabe la influenza”, decía un encabezado del New York Times el 10 de octubre de 1918, mientras la mortal segunda ola de la gripe española se desataba, reseña AP en su portal web.

Un siglo después, durante otra pandemia, las películas — ya sin necesidad de comillas — se enfrentan a la misma situación crítica. Pero no porque no se hayan producido nuevas cintas. En servicios de streaming, vídeo a la carta, cine virtual y salas de cine no han parado de estrenarse películas pese al covid-19. El mismo New York Times ha publicado más de 460 reseñas de películas nuevas desde mediados de marzo.

Y aunque hasta hace poco la gran mayoría de esos estrenos no se han hecho con bombos y platillos al estilo de Hollywood, ocho meses después de iniciada la pandemia eso está cambiando. El mes pasado, Walt Disney Co. probó ofrecer “Mulan” (“Mulán”), una producción que costó 200 millones de dólares, como una cinta premium en su creciente servicio de streaming Disney+, donde también estrenará la película de Pixar “Soul” el 25 de diciembre (sin costo adicional). WarnerMedia anunció la semana pasada que “Wonder Woman 1984” (“Mujer Maravilla 1984”), una película que podría haber facturado 1.000 millones de dólares en una taquilla de verano normal, llegará a los cines y a HBO Max simultáneamente el mes próximo.

Aún no se sabe a ciencia cierta cómo sobrevivirá la industria del cine la pandemia. Pero cada vez es más claro que Hollywood no volverá a ser igual. Así como la influenza española acabó con las compañías más pequeñas y contribuyó a la formación del sistema de estudios, el COVID-19 está cambiando Hollywood, acelerando la reforma digital y potencialmente reordenando una industria que ya estaba en evolución.

“No creo que el genio regrese a la lámpara”, dijo el veterano productor Peter Guber, presidente de Mandalay Entertainment y exdirector de Sony Pictures. “Será un nuevo sistema de estudios. En vez de MGM y Fox, será Disney y Disney+, Amazon, Apple, Netflix, HBO Max y Peacock”.

Muchos de los giros que ha habido en 2020 pueden adjudicarse a las circunstancias inusuales. Pero varios estudios están haciendo más cambios de largo plazo con respecto al streaming. WarnerMedia, el conglomerado de AT&T que posee Warner Bros. (fundado en 1923), es dirigido ahora por Jason Kilar, exdirector ejecutivo de Hulu. El mes pasado, el director ejecutivo de Disney, Bob Chapek, heredero de Robert Iger, anunció una reorganización para enfatizar el streaming y “acelerar nuestro negocio directo al consumidor”.

Universal Pictures, propiedad de Comcast, ha impulsado agresivamente el video-on-demand, o video a la carta. Su primera gran incursión, “Trolls 2: Wolrd Tour”, desató un pleito con los propietarios de los cines. Pero durante la pandemia, Universal logró acuerdos sin precedentes con AMC y Cinemark, la primera y tercera cadenas más grandes, respectivamente, para acortar bastante la ventana de exhibición (generalmente de tres meses) a apenas 17 días. Tras ese periodo, Universal puede llevar estrenos que no lograron recaudar cierto monto en taquilla a renta digital.

ENLACES PATROCINADOS

[ajax_load_more]